Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB cae un 0,4% en el tercer trimestre

Luis Linde, gobernador del Banco de España, comparece en el CongresoEFE

El PIB retrocedió un 0,4% en el tercer trimestre del año, caída similar a la registrada en el trimestre precedente, según las estimaciones del Banco de España, que indica que la economía española prolongó en los meses centrales del ejercicio la trayectoria contractiva que había iniciado un año antes. La entidad ha advertido de que es "crucial" restaurar la confianza de los inversores en la economía española y en su sistema financiero para que el crédito fluya y se financien proyectos "solventes".

En su último boletín económico, la autoridad monetaria destaca que este periodo se ha caracterizado por el mantenimiento de condiciones financieras adversas, aunque algo más atenuadas que en el trimestre anterior.
El instituto emisor indica que el perfil de la demanda a lo largo del trimestre se ha visto afectado por la anticipación de decisiones de gasto ante la subida del IVA anunciada el 1 de septiembre, y también por el alivio que el plan de pago a proveedores ejerció sobre las cuentas de las sociedades y de los empresarios individuales.
El Banco de España ha advertido de que es "crucial" restaurar la confianza de los inversores en la economía española y en su sistema financiero para que el crédito fluya y se financien proyectos "solventes".
El regulador además vincula este proceso con el necesario ajuste para rebajar el excesivo endeudamiento de los hogares y las sociedades acumulado durante los años de bonanza, habida cuenta de su impacto en el balance de la banca española.
En este sentido, el organismo liderado por Luis María Linde constata cómo la crisis ha empujado a las entidades financieras a elevar el volumen de su negocio en el exterior. En concreto, el peso de la actividad en el extranjero sobre el balance consolidado ha aumentado desde finales de 2007 hasta valores en el activo de algo más del 28% a diciembre de 2011.
Esta importancia en el negocio exterior de la banca se ha acompañado de una mayor diversificación por áreas geográficas. "Ello parece responder fundamentalmente a las mayores oportunidades de negocio fuera de España", subraya el boletín.
Además, el Banco de España describe una tendencia a la baja en la financiación al sector privado, que contrasta con el aumento del crédito destinado a las administraciones públicas y que está vinculado al elevado déficit público.