Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ibercaja necesitaría 226 millones en el escenario más adverso y podría cubrirlo sin ayudas públicas

Ibercaja destaca que el resultado de la auditoría pone de manifiesto la fortaleza de su posición de capital

Ibercaja, entidad en proceso de integración con Liberbank y Caja3, afirma que de la evaluación realizada por Oliver Wyman se deduce que sus necesidades de capital serían de 226 millones en el escenario más adverso y que podrían ser cubiertas en su totalidad sin necesidad de ningún tipo de ayuda pública.
En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Ibercaja destaca que el resultado de la auditoría pone de manifiesto la fortaleza de su posición de capital, la calidad de su cartera crediticia y su capacidad de generación de beneficios.
Además, recuerda que el escenario adverso planteado por Oliver Wyman es "altamente improbable", ya que parte de una caída del PIB real superior al 6% del PIB hasta 2014, un "incremento pronunciado" del desempleo hasta que la tasa de paro supere el 27% y una "aguda caída" de los precios de la vivienda y suelo, de más del 20% y 50%, respectivamente.
Asimismo, resalta que en el escenario base Ibercaja tiene un superávit de capital superior a 389 millones de euros y que el grupo formado por Ibercaja, Liberbank y Cajatres tiene un superávit de capital superior a los 492 millones. El grupo, en el escenario adverso, tiene unas necesidades de capital de 2.108 millones.
En cualquier caso, Ibercaja asevera que la cifra de Oliver Wyman no es equivalente al apoyo público que pueda necesitarse, ya que, como establece el proceso, la cuantía disminuirá por la reducción de los requerimientos de capital derivada de las enajenaciones de activos, la transmisión de activos al 'banco malo', la gestión de instrumentos híbridos o la captación de capital de forma privada en los mercados.
En estos momentos, Ibercaja, Liberbank y Cajatres analizan los resultados de las pruebas de estrés, así como las diversas palancas de las que puede disponer el grupo para reducir las necesidades de capital.