Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OHL ha "aprendido de los errores del pasado" para evitar nuevos proyectos fallidos

Se centra en recortar su deuda y mejorar su 'rating'
OHL asegura haber "aprendido de los errores del pasado" para no volver a contratar proyectos de construcción que resulten fallidos como los que actualmente acumula, que el pasado año provocaron las primeras pérdidas de la historia a la compañía.
"Hemos aprendido de los errores del pasado y hemos establecido medidas de control y gestión para que no vuelva a ocurrir", aseguró el consejero delegado de la compañía, Tomás García Madrid, en su intervención ante la junta de accionistas del grupo.
Los proyectos 'legacy' (fallidos) de OHL son una veintena de grandes contratos internacionales en los que han surgido distintos problemas por "incumplimiento de los clientes, errores de la empresa o una mala gestión contractual".
Al reconocerlos íntegramente en sus cuentas de 2016, tuvieron un impacto de 558 millones de euros en los resultados, que arrojaron 'números rojos', y de 797 millones en destrucción de caja.
La compañía asegura que tiene interpuestas reclamaciones por más de 1.000 millones de euros a los países promotores de las obras, pero reconoce que sólo podría recuperar unos 200 millones.
"Se trata de proyectos antiguos, de gran tamaño y contratados antes de 2014 por los antiguos responsables de la división de construcción, que ya no están en la compañía", indicó García Madrid.
"Son proyectos oportunistas, excesivos para la dimensión de la compañía, en geografías donde no se tenía experiencia y ni equipos adecuados", añadió el consejero delegado.
"Ya están identificados y acotados, y forman parte del pasado, si bien aún hay que dedicar esfuerzos de gestión en terminarlos y cobrarlos", reconoció, para asumir que seguirán recortando caja al grupo en 2018.
RECUPERAR EL 'RATING'.
No obstante, tanto el consejero delegado como el presidente de la compañía, Juan Villar-Mir, aseguraron ante los accionistas que con las medidas abordadas desde el pasado año y el plan estratégico lanzado en marzo se han puesto las "bases sólidas para un prometedor futuro".
Villar-Mir ratificó el objetivo estratégico del grupo de reducir la deuda, fundamentalmente la corporativa, que suma 748 millones, el 25% del pasivo total de 2.911 millones, continuando con el plan de venta de activos. Con ello, confía en recuperar el 'rating' financiero, tras las tres "injustificadas" rebajas que le aplicó Moody's el pasado año.
En el plano operativo, además de reflotar el negocio constructor, aboga por limitar y fusionar con la división de construcción la actividad industrial, y comenzar una "prudente" internacionalización de la filial de servicios.
En su primera intervención ante los socios como presidente, Juan Villar-Mir manifestó su "pesar" a las familias que se vean afectadas por los dos ERE que OHL acaba de acordar con los sindicatos, que afectarán a 457 trabajadores.
Asimismo, se refirió a su padre, Juan Miguel Villar Mir, accionista de control y expresidente del grupo al que se refirió como "el patrón", para agradecerle su presencia, sus consejos y su apoyo.