Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OCU lamenta que Bruselas retrase y limite la supresión del roaming

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha criticado que las medidas de supresión del roaming entre países de la UE, en un principio previstas para enero de 2016, se retrasen hasta junio de 2017, y considera "inadmisible" la nueva limitación propuesta este lunes por la Comisión Europea de eliminar los gastos adicionales del roaming en la Unión solo durante un máximo de 90 días al año o 30 días seguidos.
Desde mediados de 2015, la plataforma lleva exigiendo al Parlamento Europeo la supresión del roaming a través de la campaña Zero Roaming, con el fin de que los consumidores europeos puedan hacer un uso normal de su teléfono móvil cuando están viajando, trabajando o desplazados en algún país de la Unión Europea.
Aunque todos los operadores deberán instaurar esta medida, como muy tarde, en junio del próximo año, la nueva propuesta de la Comisión Europea ha desatado las quejas de OCU, que considera que supone "limitaciones excesivas a los consumidores" y "deja fuera a muchas personas que por trabajo o estudios se encuentran desplazados habitualmente en un país de la UE".
Además, considera "inadmisible" la restricción impuesta a aquellos consumidores con tarifas ilimitadas de conexión de datos, para los que se ha establecido un límite en función del consumo medio de otros clientes con la misma tarifa, de manera que los usuarios deberán soportar los gastos adicionales de roaming por encima de este techo.
"Si la persona ha contratado una tarifa que le ofrece consumo ilimitado, el consumidor debe poder hacer uso de la misma con independencia de los consumos del resto de usuarios de esa misma tarifa", ha defendido la organización.
Por todo ello, considera "un paso atrás hacia la apertura del mercado único" esta propuesta a la que acusa de contar con "falta de ambición" y "excesivas limitaciones", y afirma que "se han priorizado los intereses locales de determinados operadores antes que la libertad de los consumidores".