Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE logra un nuevo acuerdo multilateral para luchar contra la evasión fiscal

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha alcanzado un acuerdo multilateral con más de 100 jurisdicciones para implementar un instrumento que actualice la normativa tributaria internacional y reduzca las oportunidades de evasión fiscal por parte de empresas multinacionales, según informó la institución, que precisa que el acto de firma tendrá lugar en junio de 2017.
El nuevo instrumento transpondrá los resultados del proyecto de la OCDE y el G20 para la lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS, según sus siglas en inglés) en más de 2.000 tratados fiscales en todo el mundo.
Este instrumento establecerá unos estándares mínimos para contrarrestar el abuso de los tratados y mejorar los mecanismos de resolución de disputas, así como proporcionará la flexibilidad necesaria para acomodar políticas específicas fiscales específicas.
El proyecto BEPS de la OCDE y el G20 ofrece una serie de soluciones para los gobiernos para disminuir los resquicios de la legislación internacional que permiten a las multinacionales declarar sus beneficios en jurisdicciones fiscalmente más favorables, a pesar de que no desarrollen su actividad en estos países.
Según las estimaciones de la institución, la evasión fiscal origina pérdidas de entre 100.000 y 240.000 millones de dólares en la recaudación del impuesto de sociedades, lo que representa entre un 4% y un 10% de la recaudación global.
"La adopción de este instrumento multilateral supone un punto de inflexión en la historia de los tratados fiscales", comentó al respecto el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, que añadió que "salvará" a los países de mantener negociaciones bilaterales múltiples y renegociaciones para implementar los cambios fiscales recogidos en el proyecto BEPS.