Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE se alía con la IBA para luchar contra la corrupción económica destapada por los Papeles de Panamá

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha alcanzado un acuerdo con la Asociación Internacional de Abogados (IBA, según sus siglas en inglés) para crear un grupo de trabajo que aborde los problemas de corrupción destapados por la filtración de los Papeles de Panamá.
El objetivo del grupo de trabajo es desarrollar normas de conducta profesional y orientación práctica para los abogados que participan en el establecimiento y asesoramiento de asuntos relacionados con el comercio internacional.
"La motivación principal para formar el grupo de trabajo de la OCDE-IBA sobre el papel de los abogados y las estructuras comerciales internacionales es crear un componente clave en la lucha mundial contra la corrupción", indicó la institución, que añade que la filtración de los Papeles de Panamá destapó que los abogados tienen la capacidad de ayudar a sus clientes de voluntaria o involuntariamente en la ocultación de activos o el lavado de dinero.
La OCDE y la IBA desarrollarán una orientación adecuada con respecto a la formación de estructuras comerciales internacionales, que aseguren la confianza en el papel de los abogados y los principios básicos de la profesión jurídica.
"Los abogados desempeñan un papel clave en nuestras sociedades y la mejor manera de garantizar que puedan seguir desempeñando ese papel es trabajar juntos en el diseño de buenas normas profesionales que puedan utilizarse por todos los abogados independientemente de sus países de origen", comentó al respecto el director de asuntos jurídicos de la OCDE, Nicola Bonucci.
Por su parte, el presidente de IBA, David Rivkin, destacó que para asegurarse de que los abogados no están facilitando involuntariamente la delincuencia económica, "es imperativo que formulen las preguntas correctas de sus clientes, los examinen suficientemente, comprendan quiénes son los beneficiarios finales de las acciones y comprendan las leyes soberanas".