Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Novagalicia se llamará Abanca y sube el sueldo de sus consejeros a 600.000 euros

Nuevo logo de Abancacuatro.com

Bruselas ha dado su visto bueno a la compra de Novagalicia por Banesco y al cambio de su plan de resolución. Novagalicia pasará a denominarse Abanca a partir de este jueves, lo que traerá consigo una campaña publicitaria para dar a conocer al público la nueva caja.

La principal diferencia con este nuevo plan será que se eliminan las limitaciones de los sueldos para los consejeros que tienen entidades nacionalizadas. Este cambio supone que, a partir de ahora, podrán duplicar su sueldo de los 300.000 euros actuales hasta los 600.000.

Así lo confirmaba la entidad a través de un comunicado. "Desaparecen las limitaciones existentes en materia de remuneración para la fijación de retribución variable para la plantilla de la entidad. En materia de política de dividendos NCG Banco se regirá por las mismas reglas generales que afectan al resto de entidades financieras españolas", apuntaba el escrito.

El logotipo de la nueva entidad  también tiene un fortísimo componente regional, con los colores blanco y azul de la bandera gallega y dos líneas paralelas. 
La nueva Abanca será el cuarto nombre de la fusión de las antiguas Caixa Galicia y Caixanova. Primero se llamó Novacaixagalicia, pero ante lo desafortunado del acrónimo (Nocaga), cambió su nombre por Novagalicia, señala elconfidencial.com.
Tras la nacionalización y el nombramiento como presidente de José María Castellano, volvió a cambiar de denominación por NCG Banco (Novacaixagalicia Banco). Y ahora, tras la venta a Banesco, pasa a ser Abanca. Estos múltiples cambios han generado enorme confusión entre el público en general, los medios de comunicación e incluso sus clientes, que ya no saben a ciencia cierta cómo se llama su antigua caja de ahorros.
Sus principales dirigentes de otros tiempos están imputados por apropiación indebida y administración desleal o, alternativamente, estafa, y miles de sus clientes han tenido que luchar en la calle, durante años, para que se les devolviese su dinero que se les aconsejó invertir en preferentes.