Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Nobel de Economía Pissarides cree que en España sólo debería haber un tipo de contrato

Christopher Pissarides, Nobel de Economía.EFE

Cree que la velocidad de destrucción y creación de empleo en España se debe a la dualidad de su mercado laboral, con contratos fijos y temporales.

El premio Nobel de Economía 2010, Christopher Pissarides, cree que en España sólo debería haber un tipo de contrato, ya que la diferencia en la velocidad de destrucción y creación de empleo en España se debe a la dualidad de su mercado laboral, con contratos fijos y temporales.
"No tengo la menor duda de que para un gobierno el enfoque adecuado es abolir la dualidad fijo-temporal", ha señalado Pissarides durante la conferencia 'El futuro del empleo en Europa' que ha pronunciado en la Fundación Rafael del Pino.
Pissarides ha señalado, además, que este contrato único no debería tener una indemnización demasiado alta y podría contar con un modelo de capitalización que permita a empresas y trabajadores conocer, en cada momento, los costes del despido.
Sobre las reformas implementadas en España, Pissarides cree que van en la "dirección adecuada", aunque considera que hacen falta "medidas adicionales". "No vamos a ver resultados inmediatos en el empleo", ha señalado el Nobel, quien asegura que hay que esperar a la recuperación económica para ver una gran creación de empleo.
A su parecer, la recuperación necesita que previamente se reconstruya la confianza en el sistema bancario y en la economía europea, que son muy importantes para España. Una vez logrado esto, llegará la recuperación y se volverá a crear empleo.
En este sentido, Pissarides cree que cuando esto ocurra se debería contar con un nuevo marco laboral basado en un sólo contrato que asegurará que en la próxima recesión, que llegará tarde o temprano, la situación será "muy distinta" y la destrucción de empleo será "mucho menor".