Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscovici censura a los futbolistas que buscan ganar más dinero mediante montajes fiscales

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, Pierre Moscovici, ha criticado con dureza a los futbolistas que ganando "tantísimo dinero" tratan de ganar aún más a través de "montajes fiscales".
"Esos futbolistas que ganan tantísimo dinero gracias a su talento no necesitan ganar más haciendo montajes fiscales", ha afirmado el comisario francés durante su intervención en un acto organizado por Nueva Economía Fórum.
En este sentido, Moscovici ha subrayado que no lucha contra profesiones en concreto, sino contra el secreto, señalando que "la transparencia es una herramienta de competitividad".
"Vivimos en un mundo que ya no puede apoyarse en el secreto y las administraciones tienen que poner fin a esos trucos o secretos, puesto que es una competencia desleal para las empresas que sí pagan sus impuestos", añadió.
Sobre esta cuestión, la Comisión Europea ha presentado una propuesta que obligará a intermediarios - como abogados, asesores, contables o bancos - a informar a las autoridades tributarias nacionales sobre los esquemas multinacionales de optimización fiscal que diseñan para sus clientes y exigirá a los Estados miembros que impongan multas a aquellos que no cumplan con estas medidas de transparencia.
La propuesta del Ejecutivo comunitario persigue el objetivo principal de combatir la evasión y la elusión fiscal a raíz de escándalos como los 'papeles de Panamá', que revelaron la existencia de cientos de empresas en paraísos fiscales en las que participaban responsables políticos y personalidades del ámbito internacional.
La propuesta de la Comisión Europea establece que los esquemas fiscales transfronterizos que cumplan determinadas características deberán ser "automáticamente" comunicados a las autoridades fiscales nacionales antes de que hayan sido utilizados y en un plazo de cinco días desde que se llegó a un acuerdo con el cliente.
Posteriormente, los Estados miembros tendrán que intercambiar cada tres meses la información que reciben sobre estos modelos de planificación fiscal a través de una base de datos centralizada, de forma que puedan tener acceso a un sistema de "alertas tempranas" sobre nuevos riesgos de evasión fiscal y puedan actuar para adoptar medidas que bloqueen estas prácticas.
Además, el Ejecutivo comunitario ha apuntado que los países del bloque comunitario tendrán que imponer multas "efectivas y disuasorias" para aquellos intermediarios que no cumplan con los requisitos de transparencia. Bruselas ha destacado que la decisión sobre la "naturaleza exacta" de estas sanciones corresponde a los Estados miembros y podrían incluir desde sanciones administrativas a multas económicas.