Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's confirma todos los ratings del Banco Santander

La agencia de calificación crediticia Moody's ha confirmado este miércoles el rating 'A3' con perspectiva 'estable' del Banco Santander, así como el resto de calificaciones asignadas a la entidad y sus filiales, por su capacidad para hacer frente al entorno operativo "más débil" que existe en Reino Unido y Brasil.
"La acción de rating refleja la valoración de Moody's de la resistencia del grupo Santander en medio de unas condiciones operativas más débiles en dos de sus mercados clave, Reino Unido y Brasil, que juntos representan el 36% de los activos totales estimados del grupo", detalla la agencia en un comunicado.
En este sentido, Moody's explica que la evaluación de los fundamentos crediticios de Santander es consecuencia de la reciente revisión a la baja de los perfiles macroeconómicos de Reino Unido y Brasil, que reflejan un entorno operativo debilitado para las entidades bancarias en ambos países.
Sin embargo, agrega que este cambio no se ha traducido en una rebaja automática de los ratings de las filiales del grupo en ambos países, Santander UK y Banco Santander Brasil, ya que considera que ambos bancos están en condiciones de soportar unas condiciones operativas "más complicadas" en sus mercados principales.
Además, la agencia también ha tenido en cuenta la posición de líder del grupo en varios mercados importantes, lo que le da a la entidad un balance "ampliamente diversificado". A su vez, esto le permite generar beneficio "sostenido" incluso en época de grave estrés y registrar una baja volatilidad del beneficio.
De cara al futuro, añade que entre los factores que podrían impulsar al alza el rating del Santander se encuentra una subida de la calificación de España, mientras que un debilitamiento de la mejora prevista por la agencia en sus cuentas financieras podría tener un impacto negativo en la calificación.