Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's cree que el Decreto-Ley que establece la deuda senior no preferente "protege" a los depositantes

La agencia de calificación crediticia Moody's considera que la creación por parte del Gobierno de una nueva clase de deuda senior, denominada 'non preferred' o no preferente, es positiva para los tenedores de estos instrumentos, ya que absorberá pérdidas antes que los depósitos o la deuda senior tradicional ante un caso de resolución o insolvencia.
Ante un eventual caso de resolución, este instrumento de deuda absorbería pérdidas antes que la deuda senior o los depósitos, según su orden de prelación. No obstante, lo haría después del capital --acciones-- y el resto de instrumentos de deuda subordinada.
En un informe, el analista senior de Moody's Alberto Postigo subraya que la medida aprobada vía Real Decreto-Ley por el Gobierno el pasado viernes proporciona "protección" para los depositantes y para los bonistas 'senior' ante casos de insolvencia.
La deuda 'senior non preferred' debe cumplir con una serie de características, como contar con un plazo de vencimiento efectivo igual o superior a un año, no tener características propias de los instrumentos derivados e incluir una cláusula en la que se establezca que tienen una prelación concursal inferior frente al resto de créditos ordinarios.
Entre las entidades españolas, tan solo Banco Santander ha emitido deuda de estas características. De hecho, el banco presidido por Ana Botín ha colocado cerca de 5.000 millones de euros de deuda 'senior non-preferred' a través de tres emisiones públicas realizadas en lo que va de 2017 y de una serie de colocaciones privadas.
Además de las tres emisiones públicas realizadas en enero, abril y mayo, fuentes oficiales de Santander informaron a Europa Press de que la entidad cántabra había colocado unos 800 millones de euros a través de emisiones privadas.
Santander prevé emitir entre 28.000 y 35.500 millones de euros en deuda 'senior non-preferred' en 2017 y 2018, en el marco de su plan de financiación para cumplir con requerimientos de capital con capacidad de absorción de pérdidas.