Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's da por hecho que España pedirá el rescate

El "pobre comportamiento fiscal" en 2011 y a la "baja probabilidad" de que los respectivos gobiernos regionales cumplan con los objetivos fiscales marcados para 2012,cuatro.com

La agencia de calificación crediticia Moody's, que ha decidido mantener la nota de solvencia de España dentro del grado de inversión, aunque a un paso del 'bono basura', descuenta en el escenario base manejado para tomar esta decisión que el Gobierno español pedirá el rescate "antes o después" y advierte de que la confianza de los mercados "tiene un límite".

"No decimos una hora o un día, decimos que nuestro escenario base asume que lo va a pedir", indicó la analista Kathrin Muehlbronner, miembro del equipo de Moody's responsable del 'rating' soberano español, quien subraya la importancia de "mantener el acceso a los mercados".
En este sentido, a pesar de no fijar un plazo para la petición española, la analista reconoce que la reciente mejoría de la confianza de los inversores y de la situación de España en los mercados podría verse enturbiada si esta solicitud se dilatara en el tiempo. "La confianza tiene un límite", advierte Muehlbronner.
El cumplimiento de los objetivos de déficit
Por otro lado, la analista recuerda que la previsión central de Moody's para la economía española contempla una contracción del PIB del 1% en 2013, "una de las razones para esperar que el Gobierno no cumpla los objetivos de déficit ni este año ni el que viene".
No obstante, Muehlbronner destaca que la agencia confía en que España logrará una reducción de su déficit cada año, algo imprescindible para rebajar la ratio de deuda pública, y, aunque considera positivo el debate abierto sobre el ritmo de los ajustes, subraya que "no hay discusión sobre la necesidad de la consolidación".
"La ayuda del BCE representa un gran cambio en comparación con lo esperado en junio, pero también está claro que hay que implementar los compromisos fiscales y estructurales", añade.