Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro asegura que la reducción del déficit será compatible con la dotación de recursos a las AAPP

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha afirmado en el Pleno del Congreso que la reducción del déficit público para los próximos años será "una reducción equilibrada", ponderada entre las administraciones públicas, que garantizará que el gasto público aporte "recursos suficientes".
Durante el debate en el Pleno de la Cámara Baja sobre el objetivo de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de administraciones públicas y de cada uno de sus subsectores para 2016 y para el periodo 2017-2019, así como el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para el próximo año, Montoro ha recalcado que la propuesta presentada es "fruto del diálogo político" y "demuestra la capacidad de entendimiento entre los diferentes niveles de Gobierno".
Los objetivos de estabilidad y deuda pública contemplan un déficit máximo del 3,1% del PIB en 2017, frente al 4,6% de este año, mientras que el déficit deberá bajar hasta el 2,2% para 2018, lo que equivale a 11.000 millones de euros de ajuste. Para 2019, la senda marcada es que el desajuste baje hasta el 1,3%.
"La reducción del déficit facilita la financiación de la recuperación económica y la creación de empleo, que es la que finaliza con los populismos y radicalismos en política", ha asegurado Montoro en el Hemiciclo.
Por su parte, el techo de gasto se ha fijado en 118.337 millones de euros, la misma cantidad que lo que se ejecutará finalmente en el presupuesto de este año, una propuesta que ya ha sido consolidada con el resto de administraciones públicas.
El objetivo de ingresos totales del Gobierno es del 38% del PIB este año y del 38,2% en 2017, mientras que el gasto total supondrá el 42,5% del total de este ejercicio y disminuirá al 41,3% en próximo año, hasta los 479.991 millones.
Según defiende el Gobierno, el programa presentado generará dos millones de puestos de trabajo desde 2016 a 2019, lo que permitiría ese último año que la tasa de paro en España se mantuviese por debajo del 13%.
Montoro ha puesto de manifiesto también su apuesta por mantener el superávit por cuenta corriente, para lo que ve necesario un crecimiento económico sostenido y creador de empleo. "El mantenimiento del superávit es lo que nos está haciendo un país fiable capaz de afrontar sus compromisos internacionales y renovar su capacidad de atracción de nuevas inversiones", ha señalado.
LOS OBJETIVOS SE APROBARÁN GRACIAS AL APOYO SOCIALISTA
Los acuerdos se han llevado a cabo con el apoyo del PSOE, que ha valorado positivamente los objetivos de estabilidad. El diputado socialista Pedro Saura ha justificado su apoyo al programa en que la reducción del déficit para 2017 "se produce exclusivamente por la vía de los ingresos públicos, tras cinco años de Gobierno del PP en los que el ajuste se ha hecho, básicamente, por el lado de los gastos", una demanda que su grupo ha venido pidiendo en los últimos años, aunque reprocha que "no es suficiente".
No son de la misma opinión los diputados del Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que han acusado a los socialistas de haber cambiado su "no es no" por la adhesión a la "gran coalición que quería el Gobierno" y votar la "consolidación de los recortes", según ha reprochado el diputado Alberto Montero Soler.
Montero Soler ha lamentado también que el debate se haya centrado en el techo de gasto en lugar de en el suelo de ingresos público, lo que considera "empezar la casa por el tejado". Por su parte, la diputada de Esquerra Republicana Ester Capella i Farré, ha denunciado que los objetivos de déficit son "ilegítimos desde el punto de visto político y ético".
Por su parte, Ciudadanos ha manifestado su satisfacción por ver cómo se cumplen sus demandas gracias al diálogo, y ha aplaudido que "en el próximo presupuesto habrá más dinero para mejorar la educación y la innovación", ha apuntado el diputado Antonio Roldán. También ha votado favorablemente el grupo parlamentario vasco (PNV), quien ha valorado positivamente "los recientes gestos del Gobierno hacia un mayor respeto y bilateralidad".