Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro avanza nuevas bajadas de impuestos directos como el IRPF

Montoro en la Universidad Internacional Menendez PelayoEFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha avanzado este lunes que a medida que la economía española se vaya recuperando, el Gobierno irá trasladando esta mejora a los contribuyentes a través de "reformas tributarias", y ha precisado que "los márgenes siguen estando en la imposición directa", en el IRPF o en el Impuesto de Sociedades.

En el caso de los impuestos indirectos, el ministro de Hacienda, ha recordado que los impuestos especiales o el IVA están sujetos a la aprobación por parte de la UE, por lo que "apenas tienen margen" para bajadas.
Así lo ha expresado durante la jornada inaugural del curso 'El nuevo modelo económico. Lecciones de la crisis', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA.
Según ha señalado, el Ejecutivo ya ha empezado a devolver a los contribuyentes los incrementos de ingresos públicos a raíz de la recuperación a través de la rebaja del IRPF incluida en la última reforma fiscal, y ha precisado que hasta mayo se ha ingresado por esta vía a los contribuyentes hasta 1.100 millones de euros.
En el caso del Impuesto de Sociedades, Montoro también ha asegurado que la bajada de tipos aplicada en la última reforma --del 30% al 28% en el tipo general en 2015-- "empieza a hacer efecto", de modo que la liquidación del primer pago fraccionado a fecha de abril ha crecido por un ensanchamiento de las bases imponibles.
El plan del Gobierno
El ministro de Hacienda ha encuadrado esta política fiscal dentro de una estrategia más amplia para sentar las bases del nuevo modelo económico. Este nuevo paradigma se basa en el equilibrio fiscal y reducción de la deuda pública.
Por el lado de los ingresos, el Gobierno persigue una progresiva reducción de la presión fiscal, con un sostenimiento de ingresos impositivos. En paralelo, ha señalado, la reducción del déficit público requiere de una austeridad, ya no como sinónimo de recorte, sino de incremento del gasto público por debajo del nivel de avance de la economía.
"No es igual reducir el déficit público en un año como en 2012, en recesión económica, en el que hay que reducir el gasto. A partir de ahora llamamos austeridad a que el gasto público crezca menos que el PIB; la austeridad tiene contendidos diferentes según el momento económico", ha explicado.
A continuación, Montoro, que ha asegurado que las previsiones de crecimiento económico que maneja el Gobierno se están viendo superadas por la realidad, ha apuntado que "el proyecto del Gobierno es hacer que la deuda pública se contenga en términos de PIB como está ocurriendo en 2015", a lo que ha añadido que "cuando empiece a haber superávit primario, empezará a caer la deuda pública".