Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro reitera que Bruselas no impone medidas adicionales y avanza un superávit primario en 2018

Defiende que "no se puede aceptar" que las grandes compañías tributen menos que las pymes
El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha reiterado este miércoles que la Comisión Europea (CE) no ha impuesto medidas adicionales a España para cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% comprometido para 2017, y ha avanzado que España registrará ya "superávit primario" en 2018.
Así lo ha señalado Montoro durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda en el Congreso de los Diputados, a la que ha acudido de nuevo a petición propia para explicar las medidas para cumplir el déficit, y a petición del PSOE para hablar del acuerdo de no disponibilidad y de Ciudadanos y el PDECat acerca de los aplazamientos de IVA para pymes y autónomos.
Montoro ha insistido que la CE no ha impuesto a España la adopción de medidas adicionales para cumplir el déficit y ha destacado que es la primera vez que Bruselas emite esa opinión y no un dictamen de riesgo de incumplimiento.
"Es un motivo de felicitación común que tengamos esta valoración positiva por parte de la CE porque nos otorga credibilidad a la política económica desarrollada, comprometida con la reducción del déficit público que refuerza el crecimiento y la creación de empleo", ha apostillado Montoro, que ha avanzado que esas políticas permitirán a España registrar superávit primario en 2018.
En este sentido, ha Montoro ha explicado que la no coincidencia de cifras con el objetivo de déficit de 2017, que el Gobierno estima en el 3,1 % del PIB frente al 3,3% que calcula la CE, es "perfectamente justificable", ya que se debe a la mejor previsión que hace el Ejecutivo en su escenario macroeconómico sobre el crecimiento de la economía, que mantiene un alza del 2,5%.
MÁS MEDIDAS TRIBUTARIAS.
En cualquier caso, Montoro ha reconocido que la CE "invita a las autoridades españolas a estar preparadas para adoptar nuevas iniciativas", algo que "así será con el permiso de sus señorías". Por ello, ha avanzado que el Gobierno continuará llevando al Parlamento más medidas de carácter tributario y ha confiado en que contarán con el respaldo de los otros grupos.
En cualquier caso, ha aseverado que si se adoptan nuevas medidas, se compartirán con la oposición, ya que "un Gobierno en minoría" no tiene capacidad para tomar medidas adicionales "que no sean suficientemente compartidas".
IMPUESTOS ESPECIALES Y LUCHA CONTRA EL FRAUDE.
En detalle, ha avanzado que las normas tributarias pendientes para completar el programa presupuestario abordarán impuestos que "desestimular determinados consumos" y que puedan producir efectos de contaminación, como ya se hizo anteriormente con la imposición del gas fluorado que ha permitido reducir esas emisiones.
El titular de Hacienda ha reconocido que esas figuras impositivas no tendrán un impacto recaudatorio "muy grande" pero servirán para cumplir la obligación de incorporarlos, aunque se negociará con el resto de grupos en cualquier caso.
En materia de lucha contra el fraude, Montoro ha indicado que el nuevo plan de control de la facturación del IVA entrará en vigor en julio, con la implantación del Sistema de Suministro Inmediato de Información (SII), un sistema que concierne a más de 60.000 contribuyentes.
Además, ha adelantado que la Agencia Tributaria trabajará en el control del fraude de grandes fortunas, especialmente en el IVA, las corporaciones internacionales y el fraude en el ámbito digital, una actividad "pujante" a vigilar para evitar que sea una "fuente de nuevos fraudes".
Junto con estas medidas, el ministro ha recordado que el Gobierno ya dio luz verde a principios de diciembre a la reforma del Impuesto de Sociedades y al aumento de los tributos al tabaco y el alcohol, dejando pendiente la creación de un impuesto a las bebidas azucaradas, nuevos tributos en materia de medio ambiente e iniciativas en materia de lucha contra el fraude fiscal.
Las medidas aprobadas tendrán un impacto estimado en recaudación adicional por importe de 7.000 millones de euros (4.600 millones del Impuesto de Sociedades), ha apuntado Montoro, que se sumarán a los 10.000 millones de euros de mayor recaudación que espera ingresar el Gobierno por la mejora del ciclo y que permitirían rebajar el déficit al 3,1% comprometido con Bruselas.
IMPUESTO DE SOCIEDADES.
Sobre el Impuesto de Sociedades, Montoro ha indicado que se han mantenido algunos incentivos y se han cambiado otros supuestos del tributo para que la tributación de las empresas más grandes, que son "las que menos tributan", se equipare a las de pymes y el resto de agentes económicos.
En esta línea, ha indicado que la tributación efectiva de los grandes grupos empresariales se situaba entre el 7% y el 8%, frente al 18% de las pymes, algo que "no se entiende ni se puede aceptar".
Sobre las quejas, ha recordado que son "las mismas" que cuando se acometieron con anterioridad cambios en el Impuesto de Sociedades, que "no les gustó, pero les vino bien ya que el desapalancamiento de estos años ha sido extraordinario".
"Hacemos política para el interés general y es lo que hemos hecho con el Impuesto de Sociedades", ha apostillado, tras insistir que "a los grandes grupos les conviene tributar más porque si no, la cohesión social y la circunstancia tributaria no se sostiene".
Según Montoro, el tipo nominal del 25% se puede reducir con deducciones vigentes relativas a la capitalización de la empresa, mediante fondos de reserva y de liberalización, lo que puede permitir que una pyme tenga un tipo efectivo de gravamen del 20%, sin contar otros incentivos como la I+D y las industrias culturales.