Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monte dei Paschi fracasa en la búsqueda de inversores para su ampliación de capital

Banca Monte dei Paschi di Siena ha sido incapaz de encontrar un gran inversor que financie la ampliación de capital por valor de 5.000 millones de euros en la que se encuentra inmerso desde el pasado lunes.
A falta de unas horas para que concluya el plazo de adhesión a la oferta, el banco más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes se remontan a 1472, no ha encontrado un inversor que pueda sustentar la ampliación de capital, que debe completarse antes de fin de año, según los requerimientos del Banco Central Europeo (BCE).
La situación política que vive Italia tras el 'no' a la reforma de la Constitución ha contribuido a frustrar una inversión de 1.000 millones por parte del fondo soberano de Qatar de la que dependía el plan de recapitalización del banco toscano, según Reuters, que cita a dos fuentes conocedoras de la situación.
Como resultado, la venta de acciones de nueva emisión y la operación de canje de deuda han suscitado muy poco interés en los mercados financieros, aseguraron las fuentes de la agencia británica.
Además, la entidad ha señalado este miércoles que su posición de liquidez --10.600 millones de euros-- podría agotarse en cuatro meses, frente a las estimaciones anteriores que aseguraban la operatividad del banco durante un periodo de once meses.
Esta situación, ha provocado que las acciones del banco se hayan depreciado un 12,08% durante la sesión de este miércoles en la Bolsa de Milán hasta alcanzar el nivel de los 16,30 euros, lo que implica una depreciación del 87% en lo que va de año después de una reorganización del capital que recoge que una acción nueva representa a 100 antiguas.
Por todo esto, el Ejecutivo liderado por Paolo Gentiloni se ha apresurado a proponer una inyección de 20.000 millones de euros con el fin de reforzar el sector financiero y adoptar las medidas necesarias que protejan a los inversores.
La propuesta, que ha recibido el visto bueno del Parlamento y del Senado, podría elevar la ratio de deuda de Italia, actualmente la segunda mayor de la zona euro, sólo por detrás de Grecia, hasta el 134% del PIB en 2017, frente al objetivo inicial de Roma de reducir la carga al 132% del PIB.
En concreto, la medida del Gobierno, que posee un 4% del accionariado de Monte dei Paschi, pretende incrementar el endeudamiento del Estado en 20.000 millones para solucionar los problemas de capital del banco toscano y de Banca Popolare di Vicenza, Veneto Banca y Banca Carige, entre otros.
No obstante, las nuevas normas introducidas por Europa a raíz de la crisis financiera para proteger a los contribuyentes --bail-in--, los inversores de un banco con problemas deben sufrir pérdidas antes de que se pueda recurrir a dinero público.