Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monsanto acepta la última oferta de Bayer, que valora la compañía en más de 58.000 millones

El grupo químico y farmacéutico alemán Bayer ha alcanzado un acuerdo para comprar Monsanto por un valor agregado de 66.000 millones de dólares (58.400 millones de euros), después de haber elevado por tercera vez su oferta sobre la multinacional estadounidense de semillas, según han informado las dos empresas, cuya integración podría completarse a finales de 2017.
En concreto, el fabricante de la aspirina pagará 128 dólares en efectivo por cada acción de Monsanto, un precio que supone una mejora del 4,9% sobre su primera oferta de 122 dólares, que la alemana fue elevando gradualmente a 125 y 127,5 dólares hasta alcanzar el precio definitivo, que representa una prima del 44% sobre el valor de las acciones de la estadounidense el pasado 9 de mayo, fecha anterior al primer acercamiento por escrito de Bayer.
La facturación pro forma del negocio agrícola de ambas empresas en 2015 alcanzó un total de 23.000 millones de euros y Bayer espera alcanzar sinergias de costes de unos 1.500 millones de dólares (1.328 millones de euros) a partir del tercer año, así como otras sinergias adicionales en el futuro.
La operación deberá recibir a partir de ahora el visto bueno de los accionistas de Monsanto y la aprobación por parte de las autoridades de competencia. En este sentido, Bayer se ha comprometido a pagar una indemnización de 2.000 millones de dólares (1.770 millones de euros) en caso de no lograr completar la adquisición por riesgos antimonopolio, reafirmando así "su confianza en que obtendrá la necesaria aprobación de los reguladores".
Werner Baumann, consejero delegado de Bayer, ha expresado su satisfacción con el acuerdo para fusionar las dos empresas, que representa "un gran paso adelante" para el negocio agrícola de Bayer a la vez que aporta un valor sustancial para los accionistas y empleados.
Por su parte, Hugh Grant, presidente y consejero delegado de Monsanto, ha subrayado que este acuerdo "atestigua" el valor creado para los partícipes de la empresa.
"Creemos que la combinación con Bayer representa el valor más atractivo para nuestros accionistas, con la mayor certeza al ser totalmente en efectivo", añadió.
La adquisición de Monsanto supone por el momento el último capítulo en la consolidación del sector, después de que hace un año la propia Monsanto renunciase a comprar Syngenta, que acabaría siendo adquirida en febrero de 2016 por la empresa estatal China National Chemical (ChemChina), por algo más de 40.000 millones de dólares.
Asimismo, en diciembre de 2015 las estadounidenses DuPont y Dow Chemical llegaron a un acuerdo definitivo en virtud del cual las empresas combinarán todas sus acciones mediante una "fusión de iguales" que dará origen a DowDuPont en el segundo semestre de 2016 para posteriormente escindir esta empresa en tres compañías independientes que cotizarán en Bolsa.