Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mark Carney no presidirá el Banco de Inglaterra más allá de 2019 haya o no 'Brexit' para entonces

El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mark Carney, ha asegurado que no se plantea seguir al frente del instituto emisor británico más allá de mediados de 2019, incluso si para entonces no se ha completado el proceso de salida de la UE del Reino Unido, según ha indicado el banquero en su comparecencia ante el Comité del Tesoro del Parlamento.
Carney, confirmó el pasado mes de octubre su disposición a permanecer en el cargo hasta mediados de 2019, un año más del periodo previsto cuando tomó las riendas del BoE en julio de 2013. "Accedí a un año más por sentido de responsabilidad", declaró Carney, subrayando que abandonará la entidad el 30 de junio de 2019 y que sus palabras no deben interpretarse como un calendario para las negociaciones del 'Brexit'.
Por otro lado, el gobernador del Banco de Inglaterra salió en defensa del papel desempeñado por los bancos centrales al afirmar que volcar la atención en la política monetaria supone un ejercicio masivo de distracción. "La política monetaria está manteniendo con vida al paciente", añadió.
"Es importante distinguir entre la postura de la política monetaria y las razones por las que los tipos de interés son bajos a nivel global", apuntó el banquero, quien considera que la desigualdad está causada por factores más fundamentales.
MÁS INFLACIÓN.
Por otro lado, el gobernador del BoE anticipó que los precios responderán con subidas a los significativos movimientos en el mercado de divisas, a pesar de la relajación de la inflación registrada en octubre.
"No me dejaría guiar por las cifras de octubre", apuntó el banquero al referirse a la inesperada moderación de la tasa de inflación del Reino Unido registrada en octubre, cuando se situó en el 0,9% interanual desde el 1% de septiembre.
"La economía del Reino Unido ha tenido un gran desequilibrio externo y ese desequilibrio representado por el déficit por cuenta corriente necesitaba corregirse", añadió Carney al referirse al efecto de la bajada de la cotización de la libra.