Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Draghi manda al euro a mínimos de 4 años y medio tras anunciar medidas de estímulo

Mario DraghiReuters

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha reconocido en una entrevista al diario 'Handelsblatt' que los riesgos para el cumplimiento del mandato de estabilidad de precios de la entidad son mayores en la actualidad que hace seis meses, lo que ha llevado al banco central a comenzar los preparativos técnicos para modificar el alcance y composición de sus compras de activos a principios de 2015.

Las palabras de Draghi han tenido un impacto significativo en la cotización del euro frente al dólar, debilitando el cambio de la moneda europea hasta los 1,2033 dólares, en mínimos de cuatro años y medio.
Asimismo, la perspectiva de que el próximo 22 de enero el BCE pueda anunciar un plan de flexibilización cuantitativa (QE), que incluyera compras masivas de deuda soberana, ha reforzado la tendencia a la baja de la deuda europea, con el interés del bono español por debajo del 1,60%, lo que ha estrechado el diferencial con el 'bund' alemán a menos de 100 puntos básicos por vez primera desde mayo de 2010.
"El riesgo de que no cumplamos nuestro mandato de estabilidad de precios es actualmente mayor que hace seis meses", señala el banquero italiano en su entrevista con el rotativo germano.
De este modo, Draghi recuerda que el BCE ha comenzado los preparativos técnicos para modificar "el alcance, el ritmo y la composición de las medidas al principio de 2015".
No obstante, el presidente del BCE advierte en su entrevista con 'Handelsblatt' que "la triada formada por la debilidad de las reformas, la burocracia y la presión fiscal dañan la recuperación europea".
"Si no lo solucionamos, nuestro crecimiento seguirá débil", añade el presidente del BCE, quien recordó que Europa soporta la mayor carga fiscal y esto representa "una grave desventaja competitiva".