Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy augura una "larga senda de reformas" y "muchas batallas"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la inauguración del II Congreso Nacional de Directivos APD en ValenciaEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha manifestado que queda aún una "larga senda de reformas" y "muchas batallas" que acometer, algunas de ellas "muy importantes" a nivel europeo, con el único objetivo de "recuperar la economía y que pronto se produzca crecimiento y empleo". De hecho, ha augurado en la inauguracion del Congreso Nacional de Directivos de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) que "la economía española volverá a crecer en 2014". A las puertas del Palacio de Congresos de Valencia, Rajoy ha sido recibido con pitidos, abucheos y gritos contra los recortes y la reforma laboral.

Así lo ha señalado en su intervención en la apertura del II Congreso Nacional de Directivos de la APD, en la que ha estado acompañado por el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, entre otras autoridades de la Comunidad Valenciana y líderes empresariales. En su discurso, no ha realizado mención alguna a la huelga general convocada por los sindicatos para este miércoles.
Rajoy ha indicado que "la situación aún es muy grave y el esfuerzo por realizar todavía es muy elevado", pero ha valorado que existen ya "algunos datos positivos que demuestran que se están corrigiendo nuestros tradicionales desequilibrio y que eso, además, se está haciendo a buen ritmo".
Sin querer "caer en el optimismo", pero con el "alentador" convencimiento de volver a crecer en 2014, se ha mostrado "convencido de que se alcanzará la meta" si se evita dejarse "abatir por el desánimo" y ha recalcado, en este sentido, que el Gobierno "tiene fijado el rumbo" y serán "capaces de mantenerlo". También ha garantizado que librará esas importantes "batallas" pendientes "porque sabe perfectamente cuál es su objetivo, cuál es su rumbo y cuáles son los objetivos que tiene que poner en marcha".
En su intervención, Rajoy ha admitido que su Ejecutivo ha adoptado "medidas dolorosas, que a nadie le gusta adoptar y que muchas no figuraban" en su programa. "Soy absolutamente consciente", ha dicho. No obstante, ha argumentado que "si no somos capaces de reducir el déficit y conseguir el equilibrio de nuestras cuentas, todo lo demás se vendrá abajo porque ni tendremos dinero ni tendremos quien nos lo preste". "Por eso estamos actuando, y no solo a corto plazo, sino forjando los cimientos necesarios para el futuro", ha sentenciado.
Recibido entre gritos y abucheos
Alrededor de un millar de personas se han concentrado ante el Palacio de Congresos, donde han recibido al presidente del Gobierno con pitidos, abucheos y gritos contra los recortes y la reforma laboral.
En la protesta han estado presentes representantes sindicales, parados, farmacéuticos y trabajadores de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y Radio Televisión Valenciana (RTVV), así como miembros de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la provincia de Valencia (FAPA-València), entre otros muchos.
Los manifestantes han lanzado gritos como "fuera corruptos". Los concentrados han exhibido multitud de pancartas con lemas como 'Valencians tots a una veu, al PP adeu', parafraseando una frase del Himno de la Comunidad Valenciana; 'Basta ya', 'No hay pan para tanto chorizo' o 'El próximo parado debe ser Mariano', y también contra los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en FGV, RTVV y otras empresas públicas.
Mientras esperaban la llegada del presidente del Gobierno, uno de los participantes en la protesta ha logrado pasar la zona de vallas --donde los policías solo permitían el acceso a los participantes en el encuentro de directivos y a los medios de comunicación--. El espontáneo llevaba una careta de Mariano Rajoy y ha despertado las risas del resto de manifestantes y gritos de 'Rajoy, fuera'.