Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy desmiente presiones de la UE para pedir el rescate financiero

Esperá a conocer los datos de las auditorías para tomar una determinación

El G-20 se alinea con España en el caso de Repsol-YPF

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha desmentido haber recibido presiones por parte de dirigentes de la UE para que acelere la petición del rescate financiero y fije la cuantía del mismo. También ha mostrado su satisfacción por el apoyo mostrado por el G-20 a la inyección de 100 mil millones de euros de fondos europeos para rescatar el sistema financiero.
"Los más interesados en resolver a la mayor celeridad esto somos nosotros y aquí no ha habido ni una palabra sobre eso", ha dicho Rajoy sobre el rescate de la banca en una comparecencia posterior a la cumbre del G-20 en Los Cabos.
Rajoy no ha aclarado los mecanismos por lo que se optará a la hora de inyectar los fondos el sistema financiero español, ni si éste será de caracter puntual o permanente. Sí ha dejado claro que esperará hasta el próximo jueves para conocer los datos de la primera auditoría independiente para tomar una determinación al respecto.
"Estamos pendientes de saber el instrumento que vamos a utilizar, porque puede ser el FEEF o del ESM o puede ser otro distinto", ha comentado Rajoy antes señalar que "lo importante es que haya voluntad política". Al ser preguntado por esta cuestión, el jefe del Ejecutivo no ha querido precisar a qué se refería cuando ha abierto la opción de un mecanismo para solicitar el rescate de la banca española distinto a los fondos permanente o temporal. "No voy a entrar en disquisiciones técnicas porque no me corresponde a mí", ha respondido.
Preguntado sobre las recomendaciones del FMI que solicitan una subida del IVA, bajada de sueldos y eliminación de la desgravación por compra de vivienda, el presidente del Gobierno, ha preferido dar la callada por respuesta y se ha ceñido al guión habitual en estos casos al afirmar que, "tenemos dos objetivos, reducir el déficit y hacer reformas y haremos lo que creamos necesario en cada momento".
Un segundo rescate, en el aire
El presidente ha sido cuestionado directamente sobre la posibilidad de que España tenga que solicitar un segundo rescate --como apuntaban la madrugada del miércoles algunos medios de comunicación anglosajones--, una cuestión que ha despejado remitiéndose a sus palabras sobre la ayuda financiera para la banca. "Nadie ha hablado de eso", ha dicho sobre la posibilidad de un segundo rescate.

Otras de las conclusiones emanadas de esta cumbre ha sido la declaración en contra de cualquier clase proteccionismo, en una clara alusión a la nacionalización de la petrolera Repsol-YPF por parte de la nación Argentina. Sobre esta cuestión, Mariano Rajoy ha mostrado su plena satisfacción ya que el organismo internacional demanda una mayor seguridad jurídica para las empresas que operan en los mercados internacionales.
Rajoy ha mostrado igualmente su "satisfacción" por el apoyo "claro y firme" que el G-20 ha dado a las políticas y medidas adoptadas por el Gobierno español y fundamentalmente por la "recapitalización bancaria". Sobre esto último, ha insistido en que la ayuda a la banca se realizará desde el FROB y que serán las entidades financieras las que tendrán que devolver el crédito.
El jefe del Ejecutivo ha defendido centrarse en el "día a día" y no atender a las variaciones de la prima de riesgo. Para ello, ha puesto de ejemplo la subida de la prima de riesgo el día siguiente de las elecciones en Grecia y ha subrayado que "los fundamentos de la economía española están muy por encima de la prima de riesgo y de los precios que se están pagando ahora" en los mercados de deuda.
El balance de la cumbre para el presidente
Rajoy ha recalcado varias veces a lo largo de su intervención el balance "satisfactorio" para los intereses de España en esta cumbre del G-20. "Esta reunión de Los Cabos no la olvidaré nunca por su espíritu constructivo", ha dicho.
El jefe del Ejecutivo se ha felicitado por el apoyo mostrado a varias propuestas defendidas por España "para avanzar hacia la integración fiscal y financiera". Así, en la declaración final se anima a la eurozona a "dar pasos" para avanzar hacia esa unión bancaria y se reconoce que una "mayor integración fiscal" llevará a la "moderación" de costes de la financiación de la deuda soberana.
Igualmente, ha destacado el "llamamiento claro y rotundo" que el G-20 ha hecho para "evitar todas las formas de proteccionismo" y propiciar así el comercio mundial. En este punto, ha recalcado que se iniciarán conversaciones para lanzar un tratado de libre comercio entre la UE y EEUU.
De manera especial ha destacado el encuentro en el que ha estado presente el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que ha definido como "muy constructivo" y ha recalcado la "postura de unidad" que ha habido. "De aquí salimos todos unidos con el mismo objetivo que es recuperar el crecimiento y el empleo", ha dicho.
 En este sentido, ha subrayado la necesidad de un "esfuerzo conjunto" para lograr una recuperación económica mundial que hace falta a todos los países.