Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María José Alvarez controlará el 59,14% de Eulen tras cumplirse la voluntad testamentaria de su padre

La presidenta de Eulen, María José Alvarez controlará el 59,14% del capital de la compañía tras cumplirse la voluntad testamentaria de su padre y fundador del grupo, David Álvarez Díez, que falleció a los 88 años de edad el 26 de noviembre de 2015.
De esta forma, según ha informado la compañía, se cumple la última voluntad del empresario de que su hija María Jose fuera la continuadora de su proyecto empresarial.
Después de haber tenido lugar la formalización notarial de la participación de la herencia del fundador de Eulen y tras las operaciones particionales otorgadas por el contador-partidor, la heredera, María José Alvarez, es hoy titular del 95,32% de la sociedad Daval Control, a través de la que controlará el 59,14 del capital de Eulen.
El empresario fue, además, fundador del Grupo El Enebro, sociedad patrimonial 100% perteneciente a él y a sus hijos, que cuenta, entre sus activos más importantes, con las bodegas del Grupo Vega Sicilia. En esta sociedad, María José Alvarez dispone de una participación del 16%.
Precisamente, las discrepancias con cinco de los siete hijos que tenía en la gestión de Eulen y Vega Sicilia fue uno de las causas de la guerra interna en la que ha estado inmersa la familia durante los últimos años, con una batalla judicial que se inició en 2010 y que continuó tras la muerte del empresario.
A principios de 2013, el empresario, casado en terceras nupcias, constituyó junto a su hija María José una sociedad para controlar el 60% de la compañía y frenar los planes de sus cinco hijos 'rebeldes' -Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo- de hacerse en el futuro con el control de Eulen.
Asimismo, el patriarca de los Álvarez fue presidente del consejo de administración de las empresas Neal y Valles del Esla, sociedades íntegramente propiedad del grupo familiar con la producción en León de carne de la más alta calidad y la adhesión al proyecto de más de un centenar de ganaderos de la zona, en un territorio de más de 250.000 hectáreas.