Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mapfre prevé que España crezca un 3,1% este año

Mapfre estima que España crecerá este año un 3,1% por la mejora de la confianza, por las condiciones monetarias laxas y por la creación de empleo, con más de 500.000 nuevos empleos en lo que va de año, así como por la creciente participación de la inversión residencial, de equipo y la aportación positiva del sector exterior.
En su 'Panorama económico y sectorial 2017', la aseguradora indica aunque el crecimiento es "robusto", existen "ciertos indicios de agotamiento en determinados vientos de cola", lo que anticipa una "ligera desaceleración" de la economía española con respecto al año pasado.
Especialmente importantes son, según su análisis, los límites al crecimiento del consumo, dado el aumento de la inflación que limita el crecimiento salarial real y dada la previsible "menor laxitud fiscal" por el proceso de reducción del déficit, que debe situarse este año en el 3,1% del PIB frente al 4,3% del año pasado.
Mapfre apunta que otros factores que podrían moderar el crecimiento de la actividad económica serán la previsible senda apreciada del euro, una moderada reversión del precio de los combustibles, la anticipación de la normalización monetaria en Europa (a partir de 2018) y la normalización del "elevado apetito por el riesgo global", que volverá a niveles mas ordinarios.
Como datos positivos, afirma que la inversión residencial está repuntando, gracias a la reactivación del crédito hipotecario y a una demanda embalsada por la crisis que todavía tiene su recorrido, y gracias también a que se están reanimando los flujos de inversión institucional hacia el mercado inmobiliario.
Por último, sobre el sector asegurador, asegura que existe un entorno favorable para los productos de vida riesgo por la reactivación del crédito hipotecario y para los productos de 'No Vida' del tipo multirriesgos, vinculados a la inversión residencial e inmobiliaria.
No obstante, Mapfre indica que si se materializa la desaceleración en el consumo, el desarrollo los productos de seguros de 'No Vida' puede sufrir una pérdida de dinamismo, dada su fuerte vinculación al crecimiento económico y, en particular, al comportamiento del consumo de hogares y empresas.
Por otro lado, subraya que a pesar de la mejoría experimentada en 2016, la persistencia del entorno de bajos tipos de interés continúa pesando en los negocios de vida ahorro y de rentas vitalicias tradicionales, aunque el repunte de los tipos libres de riesgo en los plazos largos de la curva favorece su comercialización, ayudado por la escasa o nula rentabilidad ofrecida por los depósitos de las instituciones de crédito.