Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid sigue teniendo el metro cuadrado más caro de España, aunque cae un 6% respecto a 2015, según Tecnitasa

Madrid sigue siendo la ciudad más cara a la hora de comprar vivienda, con un precio por metro cuadrado de 10.246 euros de máxima, localizado en la calle Serrano, aunque en el último año el precio máximo en la capital de España ha caído un 6% respecto a los datos de 2015, según el estudio de la sociedad de tasación Tecnitasa.
En cambio, en el otro extremo, con 723 euros por metro cuadrado, se sitúa el barrio de San Cristóbal de los Ángeles, que tiene el precio más bajo, aunque en este caso se ha incrementado un 16% respecto a 2015.
La ubicación 'prime' en la capital de España sigue siendo la calle Serrano, donde un piso de 100 metros cuadrados cuesta algo más de un millón de euros.
Barcelona es la segunda ciudad española con el metro cuadrado más caro y el precio máximo se sitúa en 8.957 euros en el Paseo de Gracia, un 6% más que en 2015. San Sebastián ocuparía el tercer puesto de las ciudades con un precio por metro cuadrado más caro, alcanzando los 6.820 euros en la zona comprendida entre la Avenida Libertad, Boulevard, Plaza Guipúzcoa o Calle Hernani, en pleno centro, lo que supone un incremento del 11%.
En el otro extremo, las localidades de Talavera de la Reina (Toledo) con 317 euros el metro cuadrado, Castellón (363 euros), Huesca (392 euros) y Elche (Alicante, con 399 euros) tendrían los precios mínimos más bajos de toda España, todos ellos por debajo de los 400 euros.
El presidente de Tecnitasa, José María Basáñez, destacó, en un comunicado, que los precios de la vivienda suben principalmente en las ciudades del norte, zona este y en las islas, y añadió que confían en que estas subidas se extiendan y se consolide la tendencia para el resto de España, como consecuencia de la mayor estabilidad política tras la formación de Gobierno y la mejora de la economía en general.