Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos: El FMI no es quién para decretar la reducción salarial que necesita España

Luis de Guindos en la cumbre del G-20EFE

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha respondido este sábado al Fondo Monetario Internacional (FMI) que el Gobierno no es quién para decretar el nivel de reducción salarial que necesita la economía española y ha destacado que España es el país de la eurozona que está recuperando más competitividad desde el principio de la crisis con efectos, según ha dicho, duraderos.

"El Gobierno no es nadie para decir cuánto tiene que ser la devaluación interna. El Gobierno lo que tiene que hacer es poner el marco en términos de negociación colectiva para que eso se lleve a cabo", ha apuntado Guindos al ser preguntado por el informe del FMI.
"España en estos momentos seguramente es el país de la eurozona que más competitividad está ganando", ha resaltado durante la rueda de prensa final del Eurogrupo.
Según el FMI, la economía española aún debe afrontar los desafíos de un periodo prolongado de bajo crecimiento y un elevado desempleo. Por ello, el organismo internacional considera necesario incidir en la devaluación interna, además de adoptar nuevas reformas del mercado laboral encaminadas a terminar con la dualidad existente, así como para estimular la competencia.
A juicio de Guindos, la ganancia de competitividad que ya ha logrado España mediante el proceso de devaluación interna, con la moderación de los costes laborales, "tiene unos efectos mucho más duraderos y mucho más estructurales" que la tradicional devaluación del tipo de cambio que se hacía antes del euro. Esta se traducía en un aumento a medio plazo de la inflación, que limitaba la mejora de la competitividad.
"Hay un reconocimiento de que el ajuste y la convergencia de costes laborales unitarios que ha llevado a cabo España, que ha permitido recuperar la mayoría de la pérdida de competitividad que tuvimos desde nuestra incorporación al euro hasta el año 2007-2008, es un fenómeno estructural y que va a tener efectos más a medio y largo plazo", ha insistido el ministro de Economía.