Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Linde ve "riesgos de desviación" del objetivo de déficit en 2012

El gobernador del Banco de España pide considerar "medidas adicionales"

Recomienda "mitigar las fuerzas contractivas" mediante la consolidación fiscal

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ve "riesgos de desviación" del objetivo de déficit del 6,3% fijado para 2012, y pide al Gobierno que considere "medidas adicionales" que hagan posible el cumplimiento de dicho objetivo, en el marco de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.
Así lo ha puesto de manifiesto durante su primera intervención ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, donde ha defendido que las actuaciones de política económica tienen dos prioridades en el actual escenario económico: promover la competitividad y el crecimiento, y restablecer la sostenibilidad de las finanzas públicas.
En relación con la reducción del déficit,Luis María Linde ha reconocido que está siendo "cualquier cosa menos fácil", fundamentalmente porque se trata de déficit "eminentemente estructural" que "no se explica sólo por la caída del ciclo ni por las medidas discrecionales de naturaleza temporal sin efecto duradero sobre las finanzas públicas"..
A esto se suma que el ajuste "se está realizando en circunstancias económicas y financieras muy adversas", por lo que el gobernador recomienda "mitigar esas fuerzas contractivas" mediante la recuperación de la credibilidad en el proceso de consolidación fiscal. "Tras la fuerte desviación del déficit en 2011, el objetivo del 6,3% del PIB para este año y la senda de ajuste fiscal comprometida hasta 2014 deben ser la guía con la que disipar las dudas de las autoridades europeas y de los mercados", ha dicho.
Sin embargo, a su juicio "existen riesgos de desviación del objetivo fijado para este año", por lo que "habrá que considerar las medidas adicionales que lo hagan posible en el marco que proporciona la Ley de Estabilidad Presupuestaria".
Proyección "prudente" de ingresos
En este sentido, Linde pone el acento en los ingresos públicos, donde se acumula el mayor desajuste respecto de los objetivos. Por eso, recomienda "mantener una proyección prudente de los ingresos" y "disponer de instrumentos que permitan detectar tempranamente las posibles desviaciones", algo que ya incorpora la Ley de Estabilidad.
Asimismo, también hace falta reforzar tanto "los mecanismos que permitan corregir con prontitud las desviaciones" como "la credibilidad del proceso de consolidación fiscal" con el "establecimiento de un horizonte presupuestario de medio plazo que proporcione suficiente detalle sobre la evolución de los ingresos y los gastos públicos y los supuestos en que se basan, así como sobre el contenido de las medidas programadas y el efecto que se espera de ellas".
"Todo ello contribuiría a reducir la incertidumbre de los agentes económicos y ayudaría a identificar los problemas de medio plazo", ha añadido.