Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Linde destaca la importancia de "entender mejor" la eficacia de los instrumentos de estabilidad financiera

Destaca las pruebas de resistencia como una herramienta para la estabilidad financiera
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha subrayado la importancia de "entender mejor" la eficacia de los nuevos instrumentos de estabilidad financiera para mejorar la capacidad de resistencia del sistema financiero, reducir los riesgos sistémicos y "buscar soluciones de compromiso entre las distintas opciones de política".
"También necesitamos saber cómo pueden afectar las políticas macroprudenciales a la actitud frente al riesgo de los distintos agentes y en qué medida puede verse afectada la provisión de crédito a la economía real, especialmente en épocas difíciles", ha apuntado el gobernador.
Durante su discurso de apertura de la I Coferencia de Estabilidad Financiera, organizada por el Banco de España y en la que intervendrá esta tarde el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, Linde ha señalado que "es posible que, después de realizar un análisis exhaustivo, se determine que los instrumentos macroprudenciales actuales son insuficientes o están incompletos".
No obstante, ha puesto en valor que uno de los "legados más relevantes y evidentes" de la crisis ha sido la introducción de un marco completo de política macroprudencial, que es la que se adopta con el objetivo de evitar o mitigar los riesgos sistémicos y reforzar la capacidad de resistencia de las instituciones financieras.
En su opinión, la estabilidad financiera es una "ambiciosa tarea" que "requiere el uso de herramientas analíticas sofisticadas" para "identificar vulnerabilidades en una fase temprana y anticipar cómo pueden propagarse las posibles perturbaciones a todo el sistema financiero".
Linde considera "esencial" que las entidades financieras "internalicen adecuadamente" el impacto que tienen sus decisiones sobre el sistema en su conjunto, que suele ser "más pronunciado" en las entidades financieras "más grandes, más complejas, más interconectadas y menos sustituibles".
Según ha explicado, para abordar esta cuestión, en los últimos años se han introducido colchones de capital en muchos países, establecidos específicamente para las entidades de crédito más sistémicas en el marco de las iniciativas del G20, el Consejo de Estabilidad Financiera y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.
Otra de las herramientas que podría emplearse con fines macroprudenciales para lograr la estabilidad financiera, según el gobernador, son las pruebas de resistencia. "Pese a sus limitaciones actuales, estas pruebas representan un importante esfuerzo de las autoridades supervisoras para evaluar el impacto de distintos escenarios adversos sobre el sistema financiero, dar a conocer a los ciudadanos su grado de resistencia y servir de base para la adopción de las medidas de seguimiento necesarias", ha dicho.
Para Linde, el hecho de que las herramientas de política macroprudencial se hayan ampliado significativamente durante los últimos años es un "cambio en la dirección acertada", ya que, "además de otorgar nuevas facultades a los bancos centrales y a las autoridades de supervisión, exige adoptar una perspectiva que abarque todo el sistema a la hora de formular políticas".
ALCANCE DE LA POLÍTICA MACROPRUDENCIAL MÁS ALLÁ DE LOS BANCOS
En opinión del gobernador, la proliferación de entidades no bancarias que realizan actividades propias de los bancos, particularmente las conocidas como 'banca en la sombra', ha suscitado el debate sobre si se debe ampliar el alcance de los instrumentos macroprudenciales "más allá del sistema bancario".
Según ha explicado, también genera un debate la necesidad o no de introducir instrumentos orientados a los prestatarios "para abordar con mayor eficacia los desajustes en los mercados inmobiliarios".
Linde ha puesto en valor que el Banco de España fue "pionero" en el desarrollo de instrumentos macroprudenciales al introducir provisiones contracíclicas en el año 2000 y ha apuntado que estas provisiones dinámicas también pueden considerarse precursoras de las provisiones por pérdidas esperadas.
"La reciente introducción de estas provisiones ha supuesto un cambio en el paradigma contable que en el Banco de España consideramos que, desde la perspectiva de la supervisión bancaria, era necesario desde hacía mucho tiempo", ha añadido.