Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lautenschläger (BCE) ve necesario prepararse para reducir la dosis de "medicina monetaria"

Sabine Lautenschläger, representante alemana en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), considera que la economía de la zona euro está mejorando y están presentes todos los ingredientes para una subida de los precios, por lo que recomienda prepararse para reducir la dosis de "medicina monetaria".
En un acto celebrado en Berlín, la banquera germana ha subrayado que el único mandato del BCE es la estabilidad de precios, lo que equivale a una tasa de inflación ligeramente por debajo del 2%, por lo que consideró que una política monetaria laxa "es apropiada".
No obstante, Lautenschläger opinó que la mejoría de la economía de la eurozona hace presentes "todos los ingredientes para una subida de precios". "Deberíamos prepararnos para lentamente reducir la dosis de medicina monetaria", añadió.
A este respecto, la alemana señaló que las medidas actuales suponen una potente medicina con fuertes efectos secundarios, lo que implica que en algún momento "los costes de las medidas de política monetaria serán mayores que sus beneficios".
"Cuando eso suceda, tenemos que dejar de administrar la medicina y no deberíamos vacilar demasiado", apostilló.
Asimismo, la ejecutiva del BCE advirtió de que el retorno a una política monetaria "normal" no será sencillo, lo que obliga a una buena planificación y comunicación de los ajustes.
En este sentido, Lautenschläger subrayó la importancia de que las directrices del BCE señalen claramente al mercado la orientación de la futura política de la entidad, apuntando que cuando haya cambios en la coyuntura que no sean temporales, entonces las directrices también deben cambiar.
"Cuando llegue el momento, tenemos que encontrar el coraje para retirar la medicina. Vacilar demasiado solo crea nuevos problemas", sentenció Lautenschläger.