Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Larena (Popular) dice que los bancos tienen que cobrar por los servicios que ofrecen, incluidos los digitales

El consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena, ha afirmado este jueves que las entidades financieras han de cobrar por los servicios que prestan, incluidos los digitales, y ha señalado que los márgenes financieros se encuentran muy presionados en el contexto actual.
"O se cobra por los servicios que prestamos o se aumentan los riesgos para conseguir más rentabilidad, lo que no es admisible", ha advertido Larena durante su intervención en el 12 Encuentro del sector bancario, organizado por IESE y EY.
A lo largo de su presentación, el consejero delegado de Popular ha explicado que la banca minorista hoy día se está viendo afectada por los bajos tipos de interés, la ralentización del crecimiento económico, la hiperregulación y la digitalización.
"La banca minorista es ese mundo donde no se siente dolor, ni la pena ni el cansancio y donde solo se trabaja, además muy duro", ha ejemplificado el directivo, quien ha apuntado que este modo de hacer banca es "el centro del mundo", puesto que ayuda a familias, pymes y autónomos.
Larena ha indicado que los nuevos tiempos están haciendo que a los bancos les salgan "competidores como churros" que les quitan "la comida del plato", dado que van a las facetas más rentables del negocio bancario, y se ha quejado de que la sobrerregulación está impidiendo a las entidades financieras defenderse. Sin embargo, también ve un aliado en la digitalización, ya que permite a los bancos reducir costes y aumentar los ingresos.
En este contexto, ha mencionado que el perfil de los clientes está cambiando y ahora están más informados gracias a las redes sociales, en las que también ve una amenaza.
"Hace años, solo existían las reclamaciones al Banco de España y el servicio de atención al cliente. Ahora tenemos las redes sociales, en las que los clientes van repartiendo opiniones, lo que afecta directamente a la reputación del banco, que vive de ella", ha destacado, al tiempo que ha subrayado que la experiencia del cliente se ha convertido en algo clave.
En el nuevo ecosistema, Popular se ha marcado cuatro objetivos a alcanzar: conseguir ofrecer la máxima rentabilidad para el cliente, aumentar la eficiencia, reducir los costes y reforzar la imagen de marca.
Pese al avance de la digitalización en la banca y al aumento de las operaciones a través de Internet o vía móvil, Larena cree que las oficinas bancarias continuarán existiendo, ya que son un complemento esencial para el cliente.
No obstante, entiende que hay que cambiar su dimensión y rediseñarlas. "Tenemos que cambiar el modo de actuar de las oficinas y dar un vuelco a las tareas que se hacen", ha resaltado, al tiempo que ha matizado que la generación de ingresos en el mundo digital todavía es limitable y hay que compensarlo con las oficinas.