Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia europea decidirá el 13 de julio si multa a España por el retraso de la reforma de la estiba

Bruselas pide una sanción de 24 millones por el retraso
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) decidirá el próximo 13 de julio si impone una multa a España por el retraso para aprobar la reforma que liberaliza el sector de la estiba, según ha informado este miércoles la institución comunitaria. La Comisión Europea solicita una sanción de 24 millones de euros.
El objetivo de la reforma, aprobada Consejo de Ministros el pasado 12 de mayo y convalidada por el Congreso seis días más tarde, es cumplir con la normativa comunitaria. El TUE había determinado en diciembre de 2014 que la legislación española sobre esta materia contravenía las reglas europeas.
La Comisión Europea presentó un recurso ante el Tribunal con sede en Luxemburgo por no cumplir con aquella sentencia en el que propone una multa diaria a España de 27.522 euros hasta el momento en el que se aprobara la reforma. Además, Bruselas pedía una segunda sanción de 134.122 euros diarios por cada día de retraso desde que el TUE hiciese pública su segunda sentencia.
El Ejecutivo comunitario dio por buena la reforma aprobada en mayo, tras un primer intento fallido dos meses antes, por lo que España evita que la Justicia europea imponga una multa a España en línea con la segunda sanción propuesta por Bruselas
No obstante, si los jueces se ciñesen a lo propuesto por la Comisión Europea con respecto a la primera sanción, la multa podría ascender a 24 millones de euros, que equivalen al periodo comprendido entre el 11 de diciembre de 2014 (fecha de la primera sentencia) y el 12 de mayo (día en el que Gobierno aprobó el Decreto Ley).
El caso se remonta a 2011, cuando la Comisión Europea abrió un expediente a España por el régimen de trabajo portuario vigente. Ante la falta de reformas, Bruselas llevó a España ante el TUE en junio de 2013, que finalmente declaró en diciembre de 2014 que la legislación española era contraria a las normas europeas.