Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julius Baer no descarta nuevos estímulos públicos en España ante la desaceleración del crecimiento

Estima que el PIB español pasará de crecer un 3,2% en 2016 a un 2,3% en 2017
El banco privado suizo Julius Baer no descarta que el Gobierno español acabe aplicando nuevos estímulos públicos para frenar la desaceleración del crecimiento económico, que pasará de crecer un 3,2% este año a un 2,3% el próximo, según sus estimaciones.
En la presentación de las perspectivas económicas y de mercado, Christian Gattiker, estratega jefe y director de análisis del banco, fundamenta su tesis de nuevos estímulos en que el "débil" Gobierno en minoría de Mariano Rajoy podría seguir chocando con el pacto de estabilidad de la UEM "con el fin de contener la popularidad del pujante partido de izquierdas Podemos y satisfacer a las fuerzas de centro-izquierda representadas por el PSOE".
Gattiker espera que después de que el crecimiento económico se haya recuperado con fuerza desde la crisis de deuda el PIB español se frene hasta un crecimiento anual del 2,3% en 2017. No obstante, la debilidad de la inflación permite disfrutar de un entorno prolongado de expansión monetaria por parte del Banco Central Europeo.
Sin embargo, recuerda que la deuda pública española se sitúa en más del 110% del PIB, lo que supone superar la media de la zona euro y los criterios de estabilidad de Maastricht. "Tras la crisis de deuda, España no redujo el endeudamiento del Estado, sino que ha visto cómo mejoraba su crecimiento en paralelo a un aumento espectacular de la deuda pública durante los últimos años, desde unos niveles en torno al 60% del PIB en 2010.
A su juicio, la situación política general sigue siendo uno de los factores que podría obstaculizar el avance de la bolsa española durante los próximos meses.
A tenor, muy especialmente, del intenso calendario político en Europa en 2017, los inversores podrían estar más atentos a ello y dirigir sus miradas a los mercados con menores riesgos. Por último, pero no menos importante, España está muy expuesta en sus ventas a los mercados emergentes, por lo que Julius Baer recomienta mantener la cautela en este mercado.