Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Goirigolzarri, "sorprendido" porque Rato le ofreciera ser presidente de Bankia

Goirigolzarri declara en la Audiencia Nacional por el caso BankiaEFE

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que estudia la causa abierta contra la entidad, que el expresidente del banco Rodrigo Rato abandonó el cargo porque había terminado un ciclo.

En su declaración ante el magistrado, Goirigolzarri indicó que le sorprendió que Rato le ofreciera ser presidente y apuntó que no encontraba relación entre su marcha y la solicitud por parte del Banco de España de reformular las cuentas de la entidad.
Goirigolzarri señaló que antes de que Rato le propusiera ser presidente de Bankia, le ofreció el puesto de consejero delegado y él lo rechazó. Una semana después le sugirió liderar la entidad. "Me propuso ser presidente de Bankia porque me dijo que él quería dimitir. Creía que había terminado un ciclo y me quería proponer a mi como presidente", afirmó ante el juez.
El directivo explicó al magistrado que en la conversación telefónica que mantuvo con Rato éste le transmitió que era mucho mejor que él abandonara la entidad y dejara paso a otro profesional. "Me dijo: 'Creo que tú tienes las características'", añadió.
Goirigolzarri reconoció a Rato que estaba "sorprendido" por la propuesta y que le pidió tiempo para pensárselo. Sin embargo, el ex ministro le recalcó que tenía "mucha urgencia" y quería que se decantará la situación "lo más rápidamente posible".
El presidente de Bankia afirmó ante el magistrado que no asumió ser consejero porque era "un proyecto complejo y difícil" para una persona como él, "fuera del mundo financiero", dado que acababa de salir de BBVA y no podía ejercer en otra entidad.
"Incómodo"
"Rato quería acabar con una situación en la cual es evidente que se encontraba incómodo", afirmó el actual presidente de Bankia, quien agregó que le devolvió la llamada al cabo de unas horas, el mismo día 7 de mayo.
Goirigolzarri afirmó en su declaración que no consideraba que hubiera relación entre la salida de Rato y el hecho de que Bankia tuviera que reformular sus cuentas.
En este sentido, aclaró que cuando asumió la presidencia de Bankia y BFA el día 9 de mayo, recibió una comunicación del Banco de España en la que el director general de Supervisión le exigió presentar un plan de recapitalización. El mismo día, también se le solicitó elaborar un plan de saneamiento y capitalizacion reforzada. "Para mi esa es la referencia y empiezo a trabajar", añadió.
Durante su declaración, el presidente de Bankia reconoció que "uno de los problemas" de la entidad cuando se decidió su nacionalización era la situación de liquidez, con "tensiones" en este aspecto que se mantuvieron durante los siguientes meses, aunque a día de hoy la situación ha mejorado.
Goldman Sachs, asesor de economía
Además, Goirigolzarri, que señaló que Goldman Sachs actuó como asesor del Ministerio de Economía en la elaboración del plan para la entidad, resaltó que Bankia no ha tenido "ningún tipo de descuadre contable" y que la investigación del Banco de España se centra en "casos concretos en los cuales hay operaciones que no son ortodoxas".
"A eso es a lo que se estaba refiriendo el gobernador del Banco de España. Desde el punto de vista de la ortodoxia bancaria", indicó al respecto.
Ejercicio de realismo
Preguntado sobre si se podía haber suavizado la petición de ayudas por 19.000 millones de euros, que motivó la solicitud por parte del Gobierno español de una línea de financiación a los socios europeos, el presidente de Bankia contestó que "lo peor que le puede pasar a una entidad en una situación de crisis es no admitir su situación, ir por detrás de la curva del mercado. Eso lo único que crea es una situación de permanente déficit de credibilidad".
"Nosotros teníamos que ser extraordinariamente realistas. Es más, creo que dimos un paso muy importante de realismo para el sistema financiero español", agregó.
En cuanto a lo que podían pensar los analistas financieros sobre el déficit de capital de la banca española antes de la solicitud de 19.000 millones, Goirigolzarri señaló que la cifra de 60.000 millones estaba ya descontada, antes y después de la ayuda solicitada por Bankia.
"Cuanto antes seamos realistas, mucho mejor. Hoy el sistema financiero tiene una posición de fuerza y de aceptación por los mercados mucho mayor", subrayó.