Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia aprueba elevar su endeudamiento en 20.000 millones para apuntalar sus bancos

Las dos cámaras del Parlamento italiano han aprobado este miércoles la solicitud del Gobierno para incrementar su endeudamiento en 20.000 millones de euros con el fin de reforzar el sector financiero y adoptar las medidas que pudiesen resultar necesarias para proteger a los inversores.
La propuesta del Ejecutivo liderado por Paolo Gentiloni recibió el respaldo de 389 diputados, frente a 134 votos en contra y 8 abstenciones, mientras que en el Senado la petición superó el trámite con 221 votos favorables y 60 contrarios, mientras se abtuvieron 3 senadores.
La propuesta del Gobierno para incrementar el endeudamiento del Estado podría elevar la ratio de deuda de Italia, actualmente la segunda mayor de la zona euro, sólo por detrás de Grecia, hasta el 134% del PIB en 2017, frente al objetivo inicial de Roma de reducir la carga al 132% del PIB.
"El Gobierno ha solicitado al Parlamento su autorización para tomar medidas cuyos efectos financieros serán de hasta un máximo de 20.000 millones de euros, lo que, en consecuencia, puede resultar en un incremento respecto a los objetivos establecidos en los presupuestos", indicaba ayer Gentiloni.
La petición del Gobierno coincide con un momento crítico para la recapitalización de Banca Monte dei Paschi di Siena, que busca captar 5.000 millones de euros mediante una ampliación de capital y eludir así un rescate.
Monte dei Paschi dio comienzo este lunes a la ampliación de capital, que está destinada en un 65% a inversores institucionales tanto italianos como extranjeros y en un 35% al público general, aunque los accionistas del banco tienen prioridad sobre el 30% de la oferta.
Las acciones del banco italiano acumulan una depreciación del 85% desde comienzos de año, hasta alcanzar actualmente un precio de 18,62 euros por acción, después de una reorganización del capital que recoge que una acción nueva representa a 100 antiguas.