Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isolux multiplica sus 'números rojos' hasta los 270 millones

El grupo acelera el plan de desinversiones y pacta quitas y aplazamientos para pagar su deuda con proveedores
Isolux Corsán registró una pérdida neta de 270,5 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone multiplicar por dieciséis los 'números rojos' contabilizados un año antes, según informó el grupo de ingeniería y construcción, que acaba de pactar un plan de rescate con sus bancos.
Las cuentas semestrales aún no incluyen los efectos de este acuerdo, dado que se rubricó en julio, pero sí se ven afectadas por la caída de actividad de la empresa que le provocó la tensión de liquidez que sufrió a comienzos de año.
Asimismo, recogen el impacto de la disolución, el pasado mes de abril, de la filial de concesiones que tenía con el fondo canadiense PSP y el consecuente reparto de activos.
El grupo confía en que la situación que muestran sus resultados de la primera mitad del año se invierta en los próximos meses gracias a la inyección de 150 millones de euros que recibió de los bancos tras la firma del plan de rescate.
"Estos fondos se están utilizando para recuperar el ritmo de los proyectos y obras en curso, y abordar un plan de pago a proveedores", indica Isolux en un comunicado.
En este sentido, la compañía anunció que ya está alcanzado acuerdos con un "importante número" de estos proveedores, por los que se compromete a pagar en tres años, o bien aplicar quitas, a los importes que les adeuda.
ACELERAR DESINVERSIONES.
Asimismo, y en línea con lo fijado en el plan de rescate pactado con la banca, Isolux avanza que va a acelerar el programa de activos no estratégicos.
Con esta medida, la compañía persigue el doble objetivo de reducir su deuda y reenfocar la estrategia de negocio de la compañía hacia sus actividades tradicionales de construcción e ingeniería, que generen caja y rentabilidad.
Así, indica que su actual equipo gestor nombrado por los bancos y que dirige Nemesio Fernández-Cuesta está analizando los nuevos activos no estratégicos para colgar el cartel de 'se vende' que ya tienen su filial de plantas fotovoltaicas T-Solar, el paquete de líneas de transmisión eléctrica de Brasil, un parque eólico de Argentina y la firma de ingeniería Tecna.
La empresa también confía en recortar sus gastos financieros, que sólo en el primer semestre supusieron 183 millones de euros, una vez que su plan de rescate logre el visto bueno del juez y se empiece a implementar la reestructuración pactada para su deuda de unos 2.000 millones que soporta.
CAÍDA DE ACTIVIDAD POR FALTA DE LIQUIDEZ.
En el plano operativo, el descenso de actividad que provocó su tensión de liquidez lastró un 21% los ingresos del grupo del primer semestre, hasta 767,6 millones de euros. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se desplomó casi a la mitad (-46%), hasta 50 millones.
La división de concesiones es la que más cayó, un 58%, por la referida ruptura de la alianza con PSP, y facturó 204 millones. La rama de construcción se contrajo un 32%, hasta 652 millones.
No obstante, Isolux también redujo un 14% su cartera de contratos de obra pendientes de acometer, de forma que cerró junio en 6.139 millones. En los seis primeros la empresa logró nuevos contratos por 497 millones, menos de la mitad (-59%) que un año antes.