Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isolux aprobará en junta medidas para abrirse a un socio que la rescate

Isolux aprobará en la junta de accionistas convocada para el próximo 4 de julio medidas para abrir la compañía a un eventual nuevo socio, objetivo último del plan de viabilidad diseñado por la empresa para evitar el concurso de acreedores y garantizar su viabilidad futura.
La compañía actualmente controlada por sus bancos acreedores y en 'preconcurso' celebrará así su asamblea anual un mes antes de que el 5 de agosto concluya el plazo de cuatro meses que se dio para solventar su situación cuando a finales de marzo se acogió a la Ley Concursal.
El objetivo de Isolux es aprovechar la junta para dotar a su consejo de administración de la flexibilidad necesaria para el supuesto de que la compañía logre un socio industrial que la rescate.
En la actualidad, y desde que hace un año la firma afrontara un primer 'rescate' por parte de sus bancos acreedores, el consejo de la compañía de construcción e ingeniería está integrado por siete vocales, todos ellos independientes, salvo los dos ejecutivos.
Con la propuesta que Isolux planteará en junta a sus socios, esto es, a sus bancos, pretende tener la posibilidad de abrir este consejo a la entrada de nuevos miembros de carácter dominical en caso de que se cierre un acuerdo de venta o consiga un inversor.
En concreto, el orden del día de la junta de Isolux propone en su quinto punto la "modificación estatutaria relativa a la estructura del órgano de administración de la sociedad".
Asimismo, el grupo someterá a sus socios una "evaluación de la situación patrimonial de la Sociedad" y adopción de las "medidas oportunas" en relación a la misma.
EN BUSCA DE SOCIO QUE RESCATE EL GRUPO
Isolux se refiere de esta forma al plan de viabilidad que aprobó recientemente su consejo, que pasa por segregar el grupo en tres compañías. Una de ellas, la que integre los proyectos viables y que no necesitan financiación, se convertirá en la 'nueva Isolux'. Las otras dos se liquidarán.
No obstante, esta 'nueva Isolux' será un 60% inferior a la actual, tanto en términos de negocio como de trabajadores. Su objetivo último es prepararse para ser vendida o bien abrirse a un nuevo socio de control que la rescate.
Isolux convoca su junta toda vez que el pasado viernes, y tras varios aplazamientos, su consejo lograra aprobar las cuentas de la compañía correspondientes a 2016 que arrojan una pérdida de 1.332 millones de euros, consecuencia de realizar saneamientos por 2.8533 millones, principalmente derivados de ajustes de valor y de la cartera de contratos.