Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indra analiza las tecnologías para luchar contra el fuego en el Séptimo Congreso Forestal Español

Indra analizará las tecnologías para luchar contra el fuego en el Séptimo Congreso Forestal Español (7CFE), en el que la compañía ofrecerá un taller sobre detección temprana y monitorización de incendios en el bosque.
El Congreso, que tendrá lugar en Plasencia del 26 al 30 de junio, está organizado por la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SECF) y se celebra cada cuatro años. El evento se ha convertido en el principal foro de encuentro para los profesionales del sector.
La cita se celebra en un momento marcado por la llegada del verano y, con ello, por el aumento de riesgos de incendio. En esta ocasión, coincide con el trágico incendio de Pedrógao Grande, en Portugal, en el que han muerto más de 60 personas.
En el congreso se presentan los resultados de las investigaciones y experiencias en materia de ciencias y técnicas forestales y se debate cómo mejorar la gestión de los bosques y cómo orientar su política de protección para que converja con los intereses de la sociedad.
En este marco, Indra analizará el encaje de los sistemas de detección automática de incendios en los planes de gestión de incendios forestales. Se trata de aprovechar la capacidad que aportan las cámaras de gran alcance e infrarrojos para cubrir la vigilancia de grandes extensiones de monte de forma automatizada, las 24 horas del día y sin importar las condiciones de visibilidad, explica la empresa.
Para Pablo Fernandez, uno de los expertos de Indra que dirigirá el taller, este tipo de sistemas que se instalan en torretas de vigilancia "han experimentado un enorme desarrollo gracias a la incorporación de avanzados algoritmos que los han convertido en sistemas inteligentes".
Estos algoritmos han reducido el número de falsas alarmas hasta hacerlo residual, elevando la precisión y eficiencia de los sistemas. "Esta tecnología ha alcanzado una madurez muy elevada y ya ofrece el mejor método de protección al coste más reducido", afirma Fernández.
Colocadas en puntos estratégicos del bosque, estas cámaras pueden detectar cualquier pequeño foco de fuego a más de 20 kilómetros de distancia.
Esta técnica se complementa con la detección de columnas de humo, que permite identificar incendios sin necesidad de tener contacto visual directo, aunque se encuentren ocultos detrás de una colina. Mediante el análisis de la temperatura del humo, se descarta además que corresponda a otros fenómenos, como puede ser la niebla.
PIONEROS EN LA TECNOLOGÍA.
Fernando Aller, otro de los expertos de la tecnológica que intervendrá en este taller, afirma que "Indra ha sido pionera a la hora de combinar ambas técnicas para obtener los mejores resultados y la máxima fiabilidad. Hemos puesto en manos de los cuerpos de protección civil y guardabosques una herramienta que responde a sus necesidades y nivel de exigencia".
Las imágenes recogidas por cada torreta se envían en tiempo real a un centro de control, en el que el operador supervisa la situación y se encarga de confirmar las alarmas que recibe. Puede hacer 'zoom' y comprobar visualmente lo que ocurre, comunicarse con un equipo para que acuda a sofocarlo y ayudarse de sistemas de información geográfica y cartografía para coordinar la operación de extinción. "Actuar con rapidez permite resolver la situación de forma sencilla y minimizar los daños", afirma Fernando Aller.
TODOS LOS DATOS, SOBRE EL TERRENO.
Sobre el terreno, las cuadrillas también pueden acceder a la información de las cámaras, siempre que dispongan de una conexión a internet y un navegador. "De esta forma el personal sobre el terreno tiene todos los datos que necesita para desarrollar su trabajo y se puede establecer un segundo centro de control", señala Aller.
Indra ya ha implantado en España esta tecnología con éxito en la sierra de El Retín, en Cádiz, y en Jaraíz de la Vera, en Extremadura. Aller explica que además de proteger el bosque y su biodiversidad, "el sistema ahorra los enormes costes y recursos que exige extinguir un fuego de grandes dimensiones". Además, añade, "actúa como medida disuasoria frente a los incendios intencionados, que cada año se repiten en los mismos puntos".