Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Impuestos a bebidas azucaradas deben superar el 20% de su coste para que exista cambio de hábitos, según VSF

VSF Justicia Alimentaria Global anima al Gobierno a que el impuesto específico que pretende imponer a las bebidas azucaradas está por encima del 20% de su coste ya que, de lo contrario, sería simplemente "una operación de maquillaje" que no conllevaría un cambio de hábitos más saludables.
El director de esta entidad, Javier Guzmán, celebra la decisión del Ejecutivo con el objetivo de intentar reducir su consumo. No obstante, recuerda que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) fija ese porcentaje como un mínimo para que la medida pueda ser "realmente efectiva desde un punto de vista de salud pública".
VSF lamenta además que la medida no contemple aumentar el gravamen a los zumos de frutas envasados cuando contienen una gran cantidad de azúcar "escondido" en su composición, más allá de los azúcares presentes de forma natural en la fruta.
Sobre todo, añaden, porque un néctar clásico contiene más de un 12% de azúcares y se trata de un producto muy consumido por la población infantil, por lo que el impacto en salud pública sería evidente.
Del mismo modo, proponen que la medida debería ir acompañada de otras que "ataquen el problema en toda su complejidad y transversalidad" como un "abaratamiento" de la alimentación sana con un IVA del 0% a frutas, verduras y demás alimentos básicos.
También plantean "internalizar" los costes sanitarios derivados de la alimentación insana en los productos cuyo consumo excesivo los generan, o actuar sobre el ambiente o entorno alimentario alertando de la existencia de alimentos con buen perfil nutricional y de otros que no lo tienen.