Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ibex 35 pierde un 1,27% y se anota su segunda caída consecutiva, pero conserva los 8.700 puntos

El Ibex 35 ha perdido un 1,27% al cierre de mercado y se ha anotado su segunda caída consecutiva. El selectivo ha logrado sostener los 8.700 puntos pese a acumular un descenso del 2,5% desde el viernes.
La sesión de este lunes ha estado marcada por las dudas extendidas sobre los bancos europeos, arrastrados por Deutsche Bank y las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, en contra de inyectar dinero público en la entidad germana.
Sólo dos valores han esquivado las pérdidas en el Ibex: Acerinox (+0,25%) y Enagás (+0,21%). En el lado opuesto, IAG y BBVA han liderado las caídas, con descensos idénticos del 3,19%.
Banco Popular se anotaba el tercer mayor castigo, al ceder un 2,5%. Le seguían grandes valores como Telefónica, Banco Santander y Caixabank, que se dejaban un 2%. El resto de valores en rojo reducían su caída por debajo del 1,6% que retrocedían los títulos de Abertis.
FRABNCFORT LIDERA LAS CAÍDAS POR EL LASTRE DEL DEUTSCHE BANK.
El Ibex partirá este martes desde los 8.711 puntos y seguía la tendencia bajista en Europa, con Francfort perdiendo más de un 2% con el lastre de Deutsche Bank, que se ha desplomado en torno a un 7%. "El banco germano podría estar forzado a una nueva ampliación de capital, que hace semanas descartaba el consejero delegado del banco", ha advertido el analista de IG Daniel Pingarrón.
Pingarrón ha recordado que el banco alemán cotiza en mínimos históricos y acumula un desplome del 18% desde el 16 de septiembre. La capitalización de Deutsche Bank se reduce a apenas 16.000 millones de euros, poco más que la multa que le solicitan las autoridades americanas.
En el mercado de divisas, el euro reforzaba posiciones respecto al dólar y la moneda única europea se intercambiaba por 1,1270 unidades al cierre de mercado.