Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU pide subir salarios directos y diferidos para estimular la creación de empleo

El responsable federal de Políticas Económicas de IU, Carlos Sánchez Mato, ha pedido este martes subidas salariales directas y mayores servicios y prestaciones sociales (salario diferido) para estimular la creación de empleo.
"Es falso el mantra neoliberal que sostiene que la reducción de salarios y otros costes laborales es necesaria para que aumente la contratación. Sólo persigue el objetivo ideológico de abaratar el coste de los actuales trabajadores. Los empresarios sólo contratan cuando necesitan mano de obra para atender nuevas ventas y pedidos", sostiene.
Frente a lo que defiende "la derecha económica y política", Sánchez Mato subraya que el verdadero obstáculo para crear empleo a día de hoy no son los salarios demasiado altos, sino la falta de una demanda suficiente que tire de la producción.
El dirigente federal de IU ha afirmado que el objetivo de su formación política no es que la gente tenga más dinero en sus bolsillos únicamente para comprar más vehículos privados o para "seguir haciéndole el negocio a la banca".
"Queremos desarrollar y fomentar un nuevo modelo productivo mucho más volcado hacia las necesidades sociales, ecológicas y culturales, y no exclusivamente a las necesidades económicas de las empresas, como ocurre ahora", explica en un comunicado.
Para ello, IU propone la creación directa de empleo desde el sector público en este tipo de actividades para "matar dos pájaros de un tiro": crear empleo e incrementar el número y calidad de actividades que redunden en beneficio social, medioambiental y cultural.
"Los consejeros del Ibex cobran 636.000 euros y los de otras cotizadas 182.000 euros. Esto supone acentuar la diferencia entre lo que ocurre con los salarios de los trabajadores y lo que pasa con los de quienes deciden sobre ellos", alega.