Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU estima que con el dinero dado por el BCE a los bancos se habrían creado 5,5 millones de empleos en España

El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, ha denunciado que con los 1,1 billones de euros que en año y medio ha destinado el Banco Central Europeo (BCE) al programa de compra de activos se podrían haber creado cerca de 5,5 millones de empleos en España y 41 millones en el conjunto de la eurozona.
Estas son las estimaciones realizadas por IU tras analizar los últimos datos de financiación del Eurosistema, que prevé ese nivel de puestos creados con un coste bruto anual por empleo de 36.000 euros (unos 1.800 euros netos mensuales), a través, por ejemplo, de la financiación directa del gasto público de los correspondientes Estados".
A su juicio, las cifras de la financiación del Eurosistemaa las entidades de crédito son "espectaculares, no sólo por su elevadísimo importe, también por su inoperancia a la hora de conseguir los efectos que dicen que perseguía" esta actuación.
Para Mato, la alternativa a la compra masiva de activos financieros pasa por la inversión productiva y la creación de empleo de calidad, y considera que el sistema de bancos centrales europeos, encabezado por el BCE, ha sido "sustraído de la voluntad popular para realizar unas políticas monetarias favorables a las élites".
"O los recuperamos para ponerlos al servicio del empleo y de la economía productiva o podemos olvidar el término 'democracia' en Europa", ha advertido.
Según los datos oficiales aportados, en el último año y medio el BCE ha destinado dentro de su programa de compra de activos más de 1,1 billones de euros adicionales.
Sin embargo, Mato denuncia que el crédito continúa estancado y el empleo apenas ha crecido en toda la eurozona. "Las 'tuberías' del crédito están averiadas y, dado que los bancos no han saneado sus balances y no han reconocido sus pérdidas, es imposible que puedan actuar como la ortodoxia plantea", ha agregado.
Con los mecanismos puestos en marcha en este último año, mientras el BCE dedicó 110.000 millones de euros a comprar activos en España, el crédito se ha reducido en 60.000 millones de euros y la práctica totalidad de esta caída corresponde a actividades productivas.
Las empresas y familias de la Eurozona, agrega, siguen "profundamente endeudadas y no están por la labor de seguir pidiendo nuevos préstamos", y apunta que las autoridades económicas y monetarias europeas "han vuelto a fracasar o, quizá no, si realmente sus objetivos eran otros".
Para el dirigente federal de Izquierda Unida, "como mucho, las sucesivas rebajas del precio oficial del dinero profundizarán en la mejora de los costes de financiación de las quebradas entidades bancarias, pero no resolverán su incapacidad para obtener beneficios de manera autónoma.