Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IEB prevé un crecimiento de España superior a la zona euro pero con nuevos ajustes fiscales

Destaca la capacidad de creación de empleo de España, aunque dé muestras de "precariedad" y ve "dudoso" que el BCE suba los tipos a medio plazo
El Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) prevé que España registrará un crecimiento superior a la media de la zona euro en el segundo semestre del año, dando muestras del "vigor" de su crecimiento, si bien advierte del "insuficiente" ritmo de reducción del déficit público, lo que cree que "probablemente" haga necesaria la implementación de nuevos ajustes fiscales.
Así figura en una análisis sobre las perspectivas macroeconómicas del segundo semestre, en el que el IEB destaca especialmente la capacidad de creación de empleo, aunque considera que éste da todavía "muestras de precariedad", ya que está "muy ligado" a actividades estacionales, y por lo tanto, a contratos con alto nivel de temporalidad.
En cuanto al sector exterior, augura que seguirá aportando crecimiento y señala que la exposición de España a las exportaciones es inferior a la media de la zona euro, en especial a las economías con tasas de crecimiento en proceso de moderación como Reino Unido o China.
A su juicio, el principal reto de la economía española sigue siendo el déficit público, el más elevado entre los principales países de la Eurozona, por lo que advierte de que su progresiva reducción se produce a un ritmo aún "insuficiente", lo que "probablemente" haga necesaria la implementación de nuevos ajustes fiscales.
LA ZONA EURO CONSOLIDARÁ SU CRECIMIENTO
Respecto a la zona euro pronostica que seguirá la consolidación de su crecimiento, aunque cederá algunas décimas respecto al año anterior, resultado de la ralentización de su socio comercial británico. Esto se sumará a una situación de crecimiento internacional moderado que lastra la contribución del sector exterior al PIB comunitario.
Sin embargo, el consumo privado y la inversión en todas sus modalidades seguirán creciendo a tasas suficientes para asegurar crecimientos. A ello contribuye la batería de medidas expansivas del BCE que seguirá impulsando el crecimiento de los préstamos al sector privado, según el IEB.
No obstante, avisa de que la trayectoria de los precios será un factor a vigilar, ya que la inflación subyacente sigue por el momento sin recoger la recuperación del crecimiento coincidiendo además con las bajas expectativas de inflación del mercado, a pesar de lo expansivo de las condiciones financieras.
DESCARTA UNA SUBIDA DE TIPOS A MEDIO PLAZO
De igual forma, el informe, elaborado por el director del MBA con especialización en Finanzas del IEB, Aurelio García del Barrio, apunta que, a pesar de que la inflación en la zona euro ya roza el objetivo del 2%, es "dudoso" que el BCE vaya a subir tipos a medio plazo.
Ante esta previsión de que el BCE no eleve los tipos este año, considera que el resultado previsible de las subidas de tipos de la Reserva Federal será que al final de este año el diferencial de tipos entre Estados Unidos y la zona euro será de 1,25% al menos.
"Si esta situación persiste, lo que se esperaría son flujos de capitales desde la zona euro a Estados Unidos, y una apreciación del euro frente al dólar", explica García del Barrio, quien recuerda que la zona euro ha tenido un problema de deflación.
A su juicio, el repunte de la inflación se debe a los precios de la energía, y que la inflación subyacente no muestra signos de aumentar, ya que lleva "atascada" por debajo del 0,9% más de un año. "La urgencia causada por la amenaza de deflación ya no está ahí, y el BCE ya no dice que esté dispuesto a usar todas sus herramientas en caso necesario, aunque de hecho lo esté", añade.
En todo caso, la inflación subyacente por debajo del 1% "motiva al BCE a esperar que los tipos se mantengan en los niveles actuales, o menores, a medio plazo".