Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El año 2014 cerró con 12 accidentes aéreos mortales

El avión se ha estrellado al poco de despegarReuters/GTres

El año 2014 se cerró con 12 accidentes aéreos mortales a nivel mundial, frente a los 19 registrados en el periodo 2009-2013, según la Asociación Internacional del Tráfico Aéreo (IATA), en un año amargo para la aviación civil con cuatro graves siniestros. A pesar de las cifras, el ente subraya la mejora en los niveles de seguridad que ha permitido un descenso de la cifra de siniestros aéreos.

De 2009 a 2013, fueron 517 las personas que perdieron la vida a bordo de un avión, en 19 accidentes fatales, con una tasa de 0,58 accidentes graves por cada millón de vuelos.
La IATA cifra en un 16% el porcentaje de aviones con accidentes mortales durante 2014, frente al 22% de media del período 2009-2013.
En 2014 se registraron 73 accidentes aéreos, de los cuales 12 fueron fatales, cuatro menos que el año anterior, con 641 personas fallecidas (sin incluir el MH17), tres veces más que las 210 personas que fallecieron en accidentes aéreos mortales durante 2013.
No obstante, el índice global de accidentes aéreos se situó en 0,23 durante 2014, el más bajo de la historia, lo que equivale a un accidente por cada 4,4 millones de vuelos.
Según la asociación que engloba al 90% del tráfico aéreo mundial, en 2013, este índice se situó en el 0,41 por cada millón de vuelos.
En cifras globales, 3.300 millones de viajeros volaron a sus destinos durante 2014 a bordo de 38 millones de vuelos, según los datos del informe anual sobre seguridad en la aviación comercial, elaborado por la IATA.
El director y consejero de la IATA, Tony Tyler, destacó que la seguridad "sigue siendo una prioridad" para la industria aérea. "Mientras que el sector aéreo ha estado en los titulares en 2014, los datos muestran que la seguridad a bordo continúa mejorando", apuntó.
En esta estadística, no se incluye el MH17, avión que fue derribado durante el conflicto entre Ucrania y Rusia cobrándose 298 vidas, "un acto de agresión que bajo cualquier circunstancia es inaceptable", calificó Tyler.
Desde la IATA, hizo un llamamiento a los Gobiernos para "encontrar un mecanismo que impida ataques armados a los aviones".
"El mejor tributo que podemos darles a quienes perdieron sus vidas en tragedias aéreas es continuar mejorando la seguridad en los aviones. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo", aseguró Tyler.
En esta línea, Tyler aplaudió la recomendación realizada por la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI) de obligar a los aviones comerciales de pasajeros a informar de su posición cada 15 minutos.
Mejoran los niveles de seguridad a nivel mundial
Por lo general, todas las regiones han mejorado sus niveles de seguridad en 2014 comparado con 2009-2013, sobre todo destaca África, que ha pasado de 6,83 accidentes graves por cada millón de vuelos a cero, así como el norte de Asia --de 0,06 accidentes graves por cada millón de vuelos a cero el pasado año--.
En Asia-Pacífico se ha situado del 0,63 al 0,44 en 2014.
Los antiguos países de la Unión Soviética han pasado de los 2,74 accidentes graves por cada millón de vuelos entre 2009 y 2013, a los 0,83 accidentes graves por cada millón de vuelos en 2014, mientras que Norteamérica ha descendido de 0,20 accidentes graves por millón de vuelos a 0,11 accidentes graves por cada millón de vuelos.
En Europa se ha reducido del 0,25 al 0,15, mientras que en el caso de Latinoamérica y el Caribe, prácticamente ha reducido a la mitad el índice de accidentes aéreos graves, hasta los 0,87, según la IATA.
La IATA concluye su informe de seguridad aérea 2014 fijando como metas seis puntos clave, que son reducir el riesgo operacional; mejorar la calidad y validez de las auditorías; reenfocar las infraestructuras; implantar sistemas de seguridad y entrenamiento de pilotos más eficientes y dar respuesta a nuevos focos de atención como las baterías de litio.