Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los comercios abren en la jornada de huelga

Los piquetes increpan a una comerciantetelecinco.es

El comercio ha abierto sus establecimientos con normalidad en las primeras horas de la huelga general, con un seguimiento escaso en todo el territorio nacional, teniendo su mayor repercusión en las Comunidades Autónomas de Galicia y Asturias. No obstante, se estima que el sector dejará de vender productos por valor de 150 millones de euros, según informó la Confederación Española de Comercio (CEC). La industria de alimentación y bebidas está desarrollando su actividad con normalidad, sin incidencias destacadas. Durante la noche el seguimiento de la huelga ha sido generalizado, con una práctica paralización en los grandes sectores industriales y de servicios, según informa UGT.

La Confederación Española de Comercio (CEC) prevé pérdidas en el comercio de 150 millones de euros, dado que la presencia de público en los establecimientos está siendo testimonial, lo que, sin duda alguna, "puede agravar aún más la ya difícil situación que está padeciendo el sector".
El presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo Parralo, aseguró que esta huelga va a suponer para el comercio "un duro revés a la ya por sí debilitada situación en la que se encuentra el sector, ya que las ventas van a ser prácticamente nulas en este día".
Hasta el momento se han producido escasas incidencias en el sector, la mayoría de ellas relacionadas con la aparición de pegatinas de apoyo a la huelga en escaparates y fachadas de comercios así como con el sellado de cerraduras con silicona.
Además, en las zonas comerciales más céntricas de algunas capitales de provincia se ha producido algún cierre de comercios ante la posible presencia de piquetes informativos -en algunos casos, coercitivos- y de manifestantes de los sindicatos convocantes -que obligan a cerrar los establecimientos- aunque tras el paso de los mismos los establecimientos han vuelto a abrir sus puertas.
La industria de alimentación y bebidas está desarrollando su actividad con normalidad, sin incidencias destacadas y con una menor incidencia que en la anterior huelga general del pasado 29 de marzo, según ha señalado la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB). En concreto, el seguimiento de la huelga en las oficinas y fábricas de los principales sectores es minoritaria.
"Es importante destacar que hasta el momento no se han registrado incidencias significativas, salvo algunos hechos puntuales relacionados con el transporte. Anticipándose a ellos, las empresas del sector de alimentos y bebidas se han organizado logísticamente los días anteriores para evitar mayores alteraciones", ha resaltado FIAB.
Para la industria alimentaria, esta huelga llega en un momento "muy delicado" donde cualquier disrupción en la actividad productiva o en el consumo no sólo no es una "solución constructiva", sino que ocasiona un importante daño a la economía y la confianza en el país.
Por otro lado, según FIAB, el paro no supone ninguna solución efectiva ante el grave problema del desempleo ni otros problemas que merman la delicada coyuntura económica española.
"Esperamos que la jornada se acabe desarrollando en un clima de tranquilidad, respetando tanto el derecho al trabajo como el derecho de huelga", ha señalado.
Los primeros paros desde en los turnos de noche
Durante los turnos de noche, el seguimiento ha sido próximo al cien por ciento en las industrias del metal, en los sectores de componentes de automoción, industria aeroespacial y del naval destacando el paro general de los trabajadores en las factorías de Seat en Martorell, de Volkswagen Navarra, Ford Almusafes, Bosch Madrid, Nissan en Barcelona, Iveco en Madrid y Airbus en Puerto Real, entre otras.
En el sector de la construcción se constata que el paro es total en las principales obras de infraestructuras y en las industrias proveedoras de la construcción que trabajan a turnos.
En las grandes empresas del sector energético (Iberdrola, Repsol, Elcogas, Endesa y CLH) el paro también se sitúa próximo al 100%, al igual que en las grandes empresas del sector químico (como Sepiolsa, Teknia, Danosa y SAS) y el de alimentación (destaca el seguimiento del cien por cien en las factorías de Heineken, La Casera, Colebega, Danone, Campofrío, Frudesa, Icecream Factory, Panrico y Bimbo), y el paro generalizado en el sector cárnico, donde la empresa Martínez Loriente de Valencia --suministradora de Mercadona-- ha estado paralizada.
Igualmente, el paro ha sido prácticamente total en los servicios de recogida de basura y limpieza viaria, especialmente en las grandes ciudades, mientras que en el sector postal el paro ha sido del 90 por ciento en el turno de noche.