Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento fija el paro en los trenes en un 23 % y los sindicatos, cercano al 90 %

Los paros afectan a Renfe, al metro de Madrid y Barcelona y autobuses de la ciudad condal

En Madrid detienen a tres personas a primera hora de la mañana en Atocha

Los servicios mínimos se cumplen en las dos ciudades sin grandes complicaciones

Muestran su rechazo ante la segregación de Renfe en cuatro compañías

Fomento convoca a los sindicatos para seguir las negociaciones sobre la liberalización del sector

Fomento y sindicatos han valorado de forma muy dispar el seguimiento del paro que este lunes se ha vivido en los ferrocarriles españoles. Mientras que para los representantes de los trabajadores la protesta la han secundado durante las primeras horas de la jornada entre el 80% y el 90% de los trabajadores que no están incluidos en la prestación de servicios mínimos, para el secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Rafael Catalá, el seguimiento de la huelga ferroviaria ha sido secundado por el 22,6 por ciento de los trabajadores. Las primeras horas de la huelga de Renfe -que afecta a toda España-, de metro de Madrid y de metro y autobuses de Barcelona se ha desarrollado con tranquilidad salvo algunos incidentes aislados. En la estación madrileña de Atocha la policía ha tenido a tres personas. En Barcelona, unas 2.500 personas han salido a las calles a manifestarse. El Ministerio ya ha convocado para este martes a los sindicatos para retomar las negociaciones sobre el proceso de liberalización del transporte en tren.
Los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento garantiza la circulación de hasta el 73% de los trenes de Alta Velocidad de Renfe y hasta el 75% de los de Cercanías. En Barcelona, los servicios mínimos son del 50%. En Madrid también se ha iniciado una serie de paros de Metro que se prolongarán durante los días 21 y 28 de septiembre y 1 de octubre, desde las 6 hasta las 10 horas y desde las 17 hasta las 21 horas.
De momento se están cumpliendo los servicios mínimos tanto en Renfe, como en la huelga de transporte urbano de Madrid y Barcelona. A pesar de la tranquilidad de la jornada, a primera hora se ha sucedido algún incidente aislado. La policía ha detenido a tres personas en la estación de Atocha de Madrid. Los sindicatos han denunciado la actuación policial en la estación madrileña y aseguran que los agentes han actuado con brutalidad policial.
Los sindicatos calculan que han secundado las primeras horas de la jornada de huelga en el sector ferroviario entre el 80% y el 90% de los trabajadores que no están incluidos en la prestación de servicios mínimos.
Los sindicatos coincidieron en asegurar que se está respetando el cumplimiento de los servicios mínimos, pese a considerarlos "abusivos", y que la jornada se desarrolla con normalidad, con la excepción de las detenciones de tres manifestantes en Atocha.
Por su parte, el ministerio de Fomento calcula que la jornada de huelga convocada en el transporte ferroviario está siendo secundada por el 22,6% de los trabajadores del sector, según informó el secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Rafael Catalá.
En fuentes de CC.OO. indicaron que los datos de seguimiento que reciben de las distintas comunidades indican que en la mayoría "el 90% de los trabajadores que no están incluidos en mínimos ni de permiso se han sumado al paro".
De su lado, la sección ferroviaria de UGT indica que, según sus cálculos, entre el 75% y el 80% de los trabajadores de Renfe, Adif y Feve están secundando el paro, porcentaje que eleva hasta el 90% en el caso de los empleados de talleres.
En Barcelona, centenares de empleados de Renfe, Adif, Metro y Bus de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), unos 2.500 según los sindicatos, se han manifestado contra la liberalización del sector ferroviario y los recortes salariales.
Tras concentrarse ante la sede de la Consejería de Trabajo y Sostenibilidad de la Generalitat, los trabajadores se han dirigido a plaza España, desde donde los empleados de TMB prosiguieron la marcha hasta llegar a plaza Sant Jaume, mientras que los de Renfe y Adif finalizaron el recorrido en plaza de Sants, donde continuaron con sus reivindicaciones.
Los manifestantes pronunciaron proclamas como "Rajoy, atiende o el transporte no se vende", "No hay pan para tanto chorizo", los trabajadores de transporte público han cortado el tráfico en Plaza España entre medidas de seguridad.  
El secretario sindical del sector ferroviario de la UGT de Cataluña, José Bravo, y el de Metro de CC.OO., Ignacio Pérez, han criticado los servicios mínimos decretados por la Generalitat al considerarlos "abusivos", pero ambos han apuntado que el 90% de la plantilla secunda la huelga.
"Los servicios mínimos son muy grandes y hacen que mucha plantilla esté trabajando" porque a primera hora el 66% de los trenes estaba en funcionamiento, ha explicado Bravo.
Nueva ronda negociadora
El 'número dos' de Fomento anunció que ha convocado a los sindicatos con representación en el ferrocarril a una reunión este martes, 18 de septiembre, para "retomar las negociaciones que se emprendieron el pasado mes de junio" sobre el proceso de liberalización del transporte en tren.
"Pensamos que una reforma tan importante como esta sólo se puede abordar con diálogo y negociación", indicó Catalá en rueda de prensa.
El secretario de Estado indicó que la jornada de paro se desarrolla "con normalidad" y con cumplimiento de los servicios mínimos, salvo por las "aglomeraciones" y "algún incidente aislado".
En este sentido citó la suspensión de un tren entre Santander y Madrid y un accidente en la catenaria de la conexión AVE con el Sur, que se resolvió "rápidamente", pero que ocasionó algunos retrasos en el servicio.
Catalá pidió "disculpas a los ciudadanos" por las "dificultades y aglomeraciones" que "algunos han sufrido durante la mañana" de este lunes por la convocatoria de huelga, "sobre todo en grandes ciudades en las que además ha coincidido con paros en los transportes urbanos".
Por todo ello, y con la reanudación de las negociaciones con los sindicatos, el secretario de Estado manifestó su deseo de que "no se vuelva a recurrir a la huelga en el proceso de liberalización abierto en el ferrocarril".
El alto cargo de Fomento defendió que la reforma ferroviaria aprobada por el Gobierno el pasado mes de julio busca "modernizar y mejorar el servicio ferroviario y consolidar a Renfe como operador público principal".
No obstante, apuntó que la operadora pública debe adaptarse a este nuevo modelo, por el que el transporte de viajeros en tren se abrirá a la competencia en julio de 2013. Para ello, indicó que la empresa debe dar la vuelta a sus actuales 'números rojos', dado que "no se pueden aportar cientos de millones de los impuestos de los ciudadanos para compensar sus cuentas".
Por ello, el secretario de Estado indicó que con la segregación de Renfe en cuatro compañías, en función de sus distintas actividades (viajeros, mercancías, talleres y alquiler de trenes), prevista en la reforma aprobada por el Gobierno, se busca "mejorar su organización".
Catalá garantizó que las cuatro sociedades seguirán siendo públicas, pero no descartó un eventual excedente de personal como consecuencia del proceso liberalizador. "En ese caso, se abordará de forma negociada y no traumática", añadió.