Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deportistas y artistas, objetivos habituales de los inspectores de Hacienda

Luis Figo, futbolista, estrella del Barça y del Madrid, condenado a pagar dos millones y medio a Hacienda por no hacer la declaración de la renta durante 3 años. También Samuel Etóo también fue perseguido. La Fiscalía se querelló contra él por defraudar más de 3 millones de euros con sus derechos de imagen. Casos recientes de deporte y delito fiscal. Pero no los primeros. Antes, el caso de la tenista Arantxa Sánchez Vicario saltó en los años 90 y todavía colea. Debe más de 3 millones a las arcas públicas.Y es que ni Rafael Nadal se libra de la sombra de la sospecha. Hacienda le ha investigado por tributar en Guipúzcoa con algunas de sus empresas, y no en Baleares, para pagar menos de lo que debería. El tenista ya ha cambiado su domicilio fiscal. Delito tributario y famosos, un cóctel que también ha probado Ana Torroja, excantante de Mecano. Se enfrenta hasta a 6 años de cárcel por defraudar 2 millones de euros, al radicar algunas de sus empresas en paraísos fiscales. Pero el caso más sonado, lo recordarán, el de Lola Flores, la mítica ‘Faraona’ que a finales de los 80 fue condenada a pagar a Hacienda 28 millones de  pesetas por saltarse varios años la declaración de la renta. Casos ejemplarizantes, aunque ninguno de ellos ha pisado todavía la cárcel.