Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos recuerda que el cambio de control de Hispasat requiere autorización del Gobierno

Dice que el Gobierno atenderá al "interés general" para decidir sobre las autopistas de Abertis que vencen en próximos años
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha señalado que un eventual cambio de control en Hispasat requiere autorización previa del Gobierno, dado que se trata de un "activo estratégico" para el país.
De Guindos realizó esta indicación en relación a la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) que la compañía italiana Atlantia ha lanzado sobre Abertis, quien a su vez controla el 57% del capital de Hispasat.
En este sentido, el ministro se refirió también a una serie de concesiones de autopistas de Abertis en España cuyo plazo de explotación vence a corto plazo, para asegurar que el Gobierno "tomará la mejor decisión teniendo en consideración el interés general", según declaró tras visitar el salón Automobile Barcelona.
Abertis tiene actualmente en concesión cuatro de las cinco autopistas cuyo plazo de explotación vence en los próximos años. Se trata del tramo de la AP-7 Tarragona-Alicante, que vence en 2019, y el que enlaza Barcelona con La Jonquera y Tarragona, que culmina en 2021. Asimismo, el plazo de concesión de la AP-4 Sevilla-Cádiz también termina en 2019 y el de la AP-2 Zaragoza-Mediterráneo, en 2021.
En este sentido, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha reiterado en distintas ocasiones, antes de la formulación de la OPA, que el Gobierno no prevé prorrogar el plazo de concesión de las vías, sobre las que decidirá en su momento.
En cuanto a la OPA que este lunes Atlantia lanzó sobre Abertis, Guindos declinó pronunciarse, al afirmar que el Gobierno "no tiene absolutamente nada que decir" sobre cuestiones de precio de la oferta, y sólo se dedicará a aplicar la normativa correspondiente de competencias y del mercado de capitales.