Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos reconoce que "algo debe de haber fallado" en la situación de Popular, pero hay que "mirar adelante"

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha reconocido que "algo debe de haber fallado" para que Popular llegara a la situación en la que estaba la semana pasada, pero ha confesado que él solamente mira "para adelante".
"Ha debido de haber algo que ha fallado. A lo mejor teníamos que mirar más en la propia entidad", ha apuntado De Guindos durante su intervención en la Comisión de Economía del Congreso para explicar la resolución y venta de Popular a Santander.
No obstante, el titular de Economía ha apuntado que, "desde luego, ni el supervisor (BCE), ni el Gobierno, ni el Banco de España, ni la CNMV son los que determinan las decisiones que toma una entidad a lo largo del tiempo".
"Una de las grandes tristezas de todo esto es que el Popular hace quince años era un banco ejemplar", ha lamentado De Guindos, que ha reconocido que tiene sus propios "planteamientos sobre qué se ha hecho bien o mal".
"Solamente miro para adelante. Si miro para atrás uno acaba convirtiéndose en estatua de sal, no avanza mucho", ha apuntado el titular de Economía, para quien "en este caso, independientemente de los errores, los daños de la situación de Banco Popular se han minimizado".
Durante su intervención, el ministro ha achacado a la falta de concreción por parte de su expresidente Emilio Saracho sobre la hoja de ruta del banco durante la junta ordinaria de accionistas celebrada en abril, así como a la reexpresión de las cuentas de la entidad y a las rebajas en las calificaciones crediticias del banco las diferentes caídas en el precio de la acción experimentadas por Popular los días previos a su resolución y posterior venta.