Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Guindos rechaza que España vaya a pedir una línea de crédito preventiva

"Ni estamos preparando absolutamente nada, ni se ha planteado ningún tipo de cuestión al respecto"

Defiende "la posibilidad de que haya instrumentos en los fondos de ayuda" para recapitalizaciones

El ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, ha rechazado la idea de que España esté planeando solicitar una línea de crédito preventiva del fondo de rescate europeo para recapitalizar a la banca española, aunque ha defendido "la posibilidad de que haya instrumentos en los actuales fondos de ayuda y de existencia financiera para poder recapitalizar a los bancos" para avanzar en una verdadera unión económica en Europa.
"Ni estamos preparando absolutamente nada, ni se ha planteado ningún tipo de cuestión al respecto", ha zanjado el ministro en declaraciones a la prensa tras participar en la reunión del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo en la Eurocámara para preparar el pleno de la semana que viene en Estrasburgo y donde varios eurodiputados le han preguntado por la situación de los bancos españoles.
De Guindos ha reconocido no obstante que el Gobierno español está "convencido" de que "el futuro de la unión monetaria pasa por otro tipo de actuaciones de mayor integración en el ámbito de política económica y uno es la unión bancaria" que incluya "la posibilidad de que haya instrumentos en los actuales fondos de ayuda y de existencia financiera para poder recapitalizar a los bancos".
"Es un concepto que creemos que es fundamental. Si tenemos una unión monetaria y tenemos una moneda única debemos tener unos bancos que de alguna forma tengan un tratamiento a nivel paneuro del conjunto", ha precisado.
"Eso significa fundamentalmente tres cuestiones: una mayor coordinación desde el punto de vista de lo que son la supervisión de los reguladores y los bancos centrales de cada uno de los países (...) En segundo lugar, la existencia de un sistema paneuropeo de seguro de depósitos, que ya se está discutiendo, ya se está analizando y, en tercer lugar, la posibilidad de que haya instrumentos en los actuales fondos de ayuda y de existencia financiera para poder recapitalizar a los bancos", ha explicado.
 "Esa son las tres vías en las que se está trabajando que creo que son fundamentales. Y creo ahí que tanto la Comisión como el Consejo, como el Banco Central Europeo como los países que estamos bastante de acuerdo", ha recalcado.