Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos dice que los signos de desaceleración por la falta de Gobierno serán visibles en el cuarto trimestre

Advierte de que, con un Presupuesto prorrogado, España incumplirá el objetivo de déficit de 2017
El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, asegura que la falta de Gobierno está "pasando factura" a la economía y hay indicadores, como la caída de la demanda de crédito, que ya indican que se está produciendo una desaceleración, que se hará visible en el cuarto trimestre del año.
De Guindos, en una entrevista con 'ABC' recogida por Europa Press, afirma que dicha desaceleración se está reflejando en los índices de sentimiento económico y en algunos indicadores adelantados, como es el caso de la caída de la demanda de crédito, lo que, a su vez, ralentizará la inversión.
"Estamos creciendo más de lo que se había proyectado, pero empieza a haber signos de desaceleración que serán visibles ya en el cuarto trimestre", advierte De Guindos, tras destacar, no obstante, que 2016 va a ser un año "brillante" para la economía española, con un crecimiento por encima del 3%, la creación de medio millón de empleos, superávit del 2% de la balanza de pagos e inflación negativa.
Sobre el cumplimiento del déficit, el titular de Economía afirma que cumplir con el objetivo de este año (4,6% del PIB) será posible con la aprobación, antes del 15 de octubre, del decreto de reforma del Impuesto sobre Sociedades para elevar el tipo mínimo del pago fraccionado y recaudar 6.000 millones de euros más.
De cara a 2017, reconoce que el presupuesto prorrogado de 2016 no cumplirá con el objetivo de déficit del 3,1% para el próximo año, por lo que la multa de la Comisión Europea a la que puede enfrentarse España escalará a 6.000 millones de euros.
No obstante, indica que el Gobierno va a defender ante Bruselas la situación política actual que impide a un Ejecutivo en funciones tomar cualquier medida, y se mostró confiado en que la Comisión va a considerar esta circunstancia. Además, apuntó que el nuevo Gobierno podrá aprobar posteriormente un nuevo Presupuesto.