Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos defiende que los datos del paro son consecuencia del crecimiento económico

El ministro de Economía, Industria y Finanzas, Luis De Guindos, ha defendido que los datos del paro conocidos este jueves son consecuencia del crecimiento económico, de la corrección de los desequilibrios macroeconómicos, que la mejora de la financiación y de la solidez del sistema bancario español.
"La creación de empleo es la consecuencia del crecimiento económico, de la corrección de los desequilibrios macroeconómicos, de que España en estos momentos se financia bien, de que en estos momentos no generamos ningún tipo de duda, nuestro sistema bancario es sólido", ha afirmado a su llegada a la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo).
El ministro ha destacado que los datos del cuarto y del primer trimestre de cada año suelen ser los peores, mientras que los del segundo y tercer trimestre son mejores, por lo que ha instado a estudiar los datos anuales "para tener una visión desestacionalizada".
En este sentido, ha destacado la caída "muy importante" del paro y el incremento "muy importante" del empleo, así como que la caída del desempleo en el cuarto trimestre "es la más intensa en mucho tiempo, parece que incluso de la serie histórica".
De Guindos ha añadido que hay que esperar para saber si el crecimiento de 2016 será finalmente del 3,2% o del 3,3%, pero que "una décima arriba y una décima abajo" no es un dato "muy importante".
En cualquier caso, ha destacado que España es "la economía que más crece de la zona euro" y también "la que sin duda ha hecho un esfuerzo más grande en términos de reducción de sus desequilibrios".
Según los datos publicados este jueves por el INE, el paro bajó en 541.700 personas en 2016, lo que supone un 11,3% menos que en 2015, registrando su cuarto descenso anual consecutivo y una de las mayores caídas de la serie histórica. No obstante, este descenso es inferior al experimentado el año pasado, cuando el desempleo registró un retroceso histórico de 678.200 personas.